La obstinación del Gobierno empantana las negociaciones de deuda

18 Jun 2020

Tras el rechazo por parte del Gobierno de la última oferta de los grupos de acreedores, que incluía un alivio fiscal para Argentina de hasta 40 mil millones de dólares, el Grupo Ad Hoc afirmó que utilizará todos "los derechos y recursos disponibles" para cumplir con sus inversores. 

 

 

Las conversaciones para sacar a Argentina del default se estancaron el miércoles en medio de una creciente animosidad entre los funcionarios y algunos de los principales acreedores del país.

 

Los funcionarios y acreedores no encontraron un terreno común después de que dos grupos de tenedores de bonos presentaran una oferta a principios de esta semana, según fuentes consultadas. Argentina y el Grupo de Tenedores de Bonos Ad Hoc publicaron declaraciones el miércoles pasado que apuntaban a la creciente tensión entre las partes, con los acreedores llamando a las conversaciones un "fracaso".

 

La falta de un acuerdo con los principales tenedores de bonos sugiere que alrededor de 65 mil millones de dólares en bonos podrían languidecer en mora en el futuro inmediato. Argentina ha fijado el 19 de junio como fecha límite para su última propuesta, después de haberla ampliado cuatro veces, pero el plazo no tiene un impacto tangible ya que el país entró en mora el 22 de mayo tras no haber pagado los intereses atrasados.

 

Ninguno de los dos bandos se movió en las conversaciones del miércoles, de acuerdo a las fuentes. Las dos partes acordaron continuar sin renovar los acuerdos de confidencialidad que impiden a los inversores implicados en las conversaciones comerciar con los bonos del país durante las negociaciones.

 

Los bonos argentinos denominados en dólares, que han subido en las últimas semanas debido al optimismo de los acreedores y al hecho de que el gobierno estaba a punto de llegar a un acuerdo, cayeron en las primeras operaciones. Los bonos en dólares con vencimiento en 2026 bajaron 0,5 centavos a 39 centavos de dólar a las 7:57 am hora de Nueva York. Los bonos se han negociado sin cambios después de que Argentina incumpliera el 22 de mayo.

 

El Grupo de Tenedores de Bonos Ad Hoc, uno de los varios que han sido más activos en las conversaciones, criticó a Argentina por rechazar lo que llamó una "solución sostenible y sensata". El grupo, que incluye a los pesos pesados de los inversores BlackRock Inc y Ashmore Group Plc, dijo que su última propuesta habría proporcionado a Argentina un amplio espacio fiscal para manejar los desafíos económicos del país, incluyendo 38.000 millones de dólares de alivio de flujo de caja en nueve años. 

 

"Dado el fracaso de las negociaciones con los tenedores de bonos, nuestro grupo está considerando ahora todos los derechos y recursos disponibles en nuestra calidad de fiduciarios de los millones de ahorristas a los que servimos en todo el mundo", según la declaración.

 

Esa noche, el presidente Alberto Fernández recordó en una entrevista televisiva que las conversaciones de reestructuración después de la quiebra del país en 2001 duraron más de un año.

 

"No entiendo cuál es el apuro del acuerdo", dijo, añadiendo que continuaría discutiendo los asuntos con el Ministro de Economía Martin Guzmán más tarde en la noche.

 

A medida que las tensiones aumentan, el gobierno está considerando todas las opciones posibles, incluyendo pedir al Fondo Monetario Internacional un nuevo programa antes de lo que habían planeado anteriormente, según una de las personas, con Fernández y Guzmán revisando los próximos pasos.

 

Anteriormente, el gobierno había dicho que buscaría un nuevo programa del FMI después de que las conversaciones con los acreedores concluyeran. Un portavoz del Ministerio de Economía no respondió inmediatamente a una solicitud de comentario.

 

Lenguaje duro

 

Argentina dijo en su propia declaración enviada el miércoles por la tarde que el proceso de negociación había mostrado divergencias entre los principales grupos de poseedores de bonos que no podían ser reconciliadas. El país agregó que está buscando todas las opciones para restaurar la estabilidad económica, pero que los acreedores propusieron revisiones "a las que la Argentina no puede comprometerse responsablemente, algunas de las cuales son en gran medida inconsistentes con la sostenibilidad de la deuda", agregó.


La nueva propuesta de Argentina comenzaría a pagar cupones del 0,125% ya el próximo año, según su último plan, también publicado el miércoles. La propuesta también redujo el recorte nominal de algunos bonos al 3%, y no incluyó un recorte nominal en los bonos a la par y con descuento emitidos en las anteriores reestructuraciones de la deuda del país. El país no comenzaría a pagar el capital de los nuevos bonos hasta 2025, sin cambios respecto a su plan anterior.

 

El país propone un "edulcorante", también conocido como instrumento de recuperación de valor, basado en las mercancías exportadas que pagaría un cupón anual extra de hasta el 0,75% de 2026 a 2046, cuando se cumplan las condiciones de pago. El país propone utilizar los datos de exportación de la agencia tributaria del país, la AFIP, e incluiría un valor de piso conocido como "piso de respaldo".

 

Propuestas de los acreedores

 

El grupo Ad Hoc, junto con el grupo de titulares de bonos de intercambio, presentó una propuesta conjunta que incluye su propio edulcorante vinculado al PBI de la Argentina para los acreedores que acepten los nuevos bonos en dólares y euros de 2036, 2038 y 2045. El PBI nominal a utilizar sería el publicado por el Fondo Monetario Internacional como parte de un Artículo IV anual, sugirieron.

 

En esa propuesta también se pide que la mitad de los intereses acumulados se paguen en efectivo en la fecha de liquidación, y la otra mitad se pague mediante un nuevo bono en dólares con vencimiento en 2023 para los intereses acumulados, que empezaría a hacerse efectivo en enero de 2021 a una tasa del 4%.

 

El Comité de Acreedores de Argentina, Gramercy Funds Management y Fintech Advisory Inc. presentaron su propia propuesta, que entregaría 40.000 millones de dólares en alivio de la deuda de Argentina hasta 2028 e incluiría los mismos bonos sugeridos en la propuesta revisada del país, según documentos publicados por el gobierno.

 

La propuesta también incluiría un recorte del 1% en los bonos globales de la Argentina, e incluiría un edulcorante vinculado a la exportación que se pagaría a los acreedores entre 2024 y 2043. Según ese plan, ninguna deuda vencería bajo el actual mandato presidencial y ningún bono pagaría un cupón superior al 5%.

 

 

 

Fuente: Jorgelina Do Rosario, Scott Squires, y Patrick Gillespie para Bloomberg. Título y traducción por República Económica. 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/10
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica