España: Triunfo de izquierda pero festejo de derecha

11 Nov 2019

En las elecciones españolas, los socialistas se impusieron con 120 bancas. Sin embargo, no logran llegar con sus aliados a las 176 para formar gobierno. El excelente crecimiento de VOX y las opciones de Sánchez. 

 

 

Una de las particularidades que tiene la política, en cualquier país del mundo, es la capacidad de perder, aún ganando o de ganar, aún perdiendo. Esto sucedió este domingo en España, en las que el partido gobernante, el PSOE, se impuso pero no sólo no logró construir una mayoría para formar gobierno, sino que sus aliados se debilitaron. 

 

Las votaciones, las cuartas realizadas desde diciembre de 2015, arrojaron un Congreso más dividido, en el cual ni los partidos de izquierda ni los de derecha cuentan por si solos los con los escaños requeridos para crear un bloque gobernante con mayoría absoluta.  

 

No obstante, el festejo fue claramente para la derecha, ya que la fuerza VOX, se convirtió en la tercera fuerza más votada del país, y más que duplicó los diputados que cosechó en las elecciones de abril. 

 

"Hay una España que estaba silenciada, denostada e insultada por el llamado progresismo y que ahora tiene fuerza, voz y voto", dijo Santiago Abascal, el líder de VOX. "Es la gesta más rápida y fulgurante de la política española", celebró ante sus seguidores. 

 

Este no fue el caso de todas las fuerzas. Los socialistas (PSOE), lograron 120 diputados, pero perdieron 3; el Partido Popular cosechó 88 diputados, creciendo desde los 66 obtenidos en abril; VOX, que poseía 24 escaños, obtuvo 52 en total; Podemos perdió 7 escaños quedando en 42; mientras que Ciudadanos se desplomó electoralmente, perdiendo 47 escaños. El partido de izquierda ERC cosechó 13 bancas, perdiendo 2. 

 

Así, no sólo las fuerzas del líder del PSOE, Pedro Sánchez, han menguado, sino que estas elecciones han debilitado a sus posibles aliados. 

 

El sistema parlamentario español exige que la investidura se produzca con el respaldo de una mayoría absoluta en primera votación (176 diputados) o con mayoría simple en segunda votación (contando con más votos a favor que en contra). Sánchez no pudo lograr ninguna de las dos cosas.Ahí lo que cuenta son las abstenciones. Esto es: lograr que aquellas fuerzas que no acompañan al gobierno no voten en contra. Este el desafío que tiene por delante el Parlamento español. 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica