La CONADEP del periodismo ya existe y es macrista

14 Oct 2019

En vista de lo resonante de la propuesta del comediante Dady Brieva de crear una "CONADEP del periodismo" es fundamental recordar que la censura estatal puede operar de formas más disimuladas. Grandes empresas como Facebook y Google, en medio de su cruzada contra las fake news, han sido acusadas de convertirse en un brazo censurador del gobierno norteamericano.

 
Argentina no quiere ser menos. La "Fundación la Voz Pública para la verificación del discurso público", mejor conocida como Chequeado.com, es un sitio web sin fines de lucro dedicado supuestamente a verificar la veracidad de los discursos de políticos y de la información difundida por los medios. Una suerte de versión local de Snopes.com.


En mayo de 2018, Chequeado firmó un convenio con Facebook que le confiere la total potestad de censurar publicaciones en la plataforma. Al determinar según su criterio subjetivo que una información es fake news, pueden no sólo dar de baja la publicación supuestamente en infracción, sino hacer invisible al medio, quitarles la capacidad de monetizar sus artículos y de publicitar.


Demás está decir que esta política afecta principalmente a los medios pequeños e independientes, que dependen de ese alcance para sostenerse. Como le pasó a "Primereando las Noticias", censurado porque la edición de Chequeado consideró incorrecta una interpretación desfavorable para el gobierno sobre las posibles consecuencias del acuerdo con el FMI.


Lo mismo le pasó a Noticias en Red, penalizados por publicar que una escuela construida por Cambiemos se había derrumbado. Tras la excusa de que la escuela se encontraba en obra, se dio de baja la publicación y se castigó al portal de noticias silenciando su alcance.


No es casualidad que las penalizaciones más arbitrarias y cargadas de subjetividad se impartan a opiniones y noticias contrarias al oficialismo: la titular de Chequeado.com es Laura Zommer, esposa del intendente macrista de Pilar y candidato a la reelección, Nicolás Ducoté. Cuando se le cuestionó sobre el sistema censurador, lo defendió diciendo que los afectados "si consideran que lo que decimos es erróneo, pueden apelar". ¿Acaso tenemos que respetar la identidad autopercibida de Laura como Poder Judicial?

 

Ducoté y Zommer en su casamiento.

Zommer fue directora de comunicación del CIPPEC, think tank cercano al gobierno que creó su marido y con vínculos estrechísimos a Chequeado. Tanto el CIPPEC como Chequeado reciben fondos del Departamento de Estado de Estados Unidos, varias embajadas extranjeras y organismos multilaterales ejercedores de ingeniería social como la controversial Open Society Foundation y variopintas filiales de la ONU.


Otro gran financista del proyecto es el empresario Marcelo Midlin, amigo cercano del presidente Macri que ya levantó cejas por las varias instancias en que se vio favorecido por el gobierno. Los lazos entre Chequeado y la actual administración son más que evidentes.

Midlin junto al presidente Macri y la gobernadora Vidal.

Aun así, quedan muchas incógnitas por resolver. Como ellos mismos admiten en este paper, "no existe información exhaustiva y detallada sobre todos los aportes de fondos que reciben organizaciones que postulan mayor transparencia y profundidad en el debate público". El problema no es exclusivo de Chequeado, involucra a un gran número de ONGs como el ya mencionado CIPPEC, Poder Ciudadano, el CELS, la ACIJ, entre otras.


¿Reverso? Re verso

 

El más reciente emprendimiento en el que embarcaron nuestros amigos es Reverso, un "proyecto periodístico colaborativo" con el supuesto fin de chequear el relato oficial de cara a estas elecciones. ¿Quiénes colaboran? La respuesta no os sorprenderá: Chequeado, junto con decenas de medios tradicionales y el apoyo de Facebook, Google y WhatsApp.


Es casi cómico, pero por supuesto que entre los medios aliados a Reverso se encuentran Clarín, TN, Infobae y demás viejos conocidos que sabemos que no le hacen asco al publicar información sin chequear o lisa y llanamente falsa. Nos encontramos entonces frente a un grave conflicto de intereses: los chequeadores son los chequeados, y esta fusión significa la muerte de cualquier atisbo de buenas intenciones y prácticas que pudo haber tenido originalmente la fundación.


Utilizando la hipócrita excusa de la democratización y transparencia de la información, el establishment mediático local se aseguró su hegemonía cerrando la puerta a los medios nuevos y alternativos. Aliándose a los colosos de la web, se proponen cercenar la verdadera democratización que significó el boom de internet en total libertad de hasta hace pocos años.

 
Censura a artistas 


Hace unos días, el youtuber Marito Baracus, creador de contenido con más de un millón de suscriptores, publicó un video denunciando distintas instancias en las que fue víctima de censura. El comediante es abiertamente crítico del gobierno y no pierde oportunidad de mofarse del presidente.


Debido a su contenido de ácido humor político, la maquinaria entera del sistema ha sido puesta en su contra: YouTube (propiedad de Google) desmonetiza, limita el alcance o directamente hace invisible su contenido. Instagram (propiedad de Facebook) mató todo el alcance de su cuenta. Facebook, no contento con dar de baja sus videos políticos y reducir su alcance, sospechosamente le prohibió publicar durante toda la semana antecedente a las PASO.

 

Conclusión


Está más que a la vista que no somos libres para decidir qué información consumimos y a quién le creemos sino que estamos a entera merced de la manipulación. La noble causa de combatir la desinformación se corrompió en el instante en que los sitios de fact-checking dejaron de ser meras fuentes que consultar para convertise en una aplanadora del discurso.


Las declaraciones de Gisella Marziotta apoyando la CONADEP del periodismo generaron un rechazo tal que la candidata a Vicejefa de Gobierno se vio empujada a desdecirse rápidamente. Sometiendo a Juntos por el Cambio a los mismos estándares, no podemos dejar pasar por alto semejante escándalo de censura, por más elegante y disimulada que sea.

 

 

*La autora de esta nota desea publicar bajo el pseudonimo Mon Mon. 
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica