La propiedad privada como sustento de la vida en libertad

Luego de los recientes dichos de Juan Grabois sobre una posible reforma agraria que incluía la expropiación de las tierras me surgió escribir algo al respecto. A menudo uno escucha o lee a personas hablar sobre los 3 derechos fundamentales del ser humano. Estos son: El derecho a la vida, el derecho a la libertad y el derecho a la propiedad. Y lo dicho por Grabois viola en demasía el derecho a la propiedad.

 

 

Un país republicano se construye a partir de una sociedad basada en personas que prioricen la libertad como valor supremo de dicha sociedad. La propiedad como derecho fundamental, sustento del ejercicio de la vida libre de las personas. Y la vida como la natural génesis de lo anterior.

 

¿Que quiere decir esto? Como verán, estos 3 derechos están relacionados entre sí, no se puede ejercer uno sin el otro. Y el derecho a la propiedad es fundamental para dicho ejercicio ya que es la base para una vida próspera y libre. Todo lo que sea de uno es de uno y dé nadie más. No hay quién pueda o deba acercarse y tomar algo que no es suyo, a no ser que tenga permiso del dueño. La ropa de uno, su casa, su auto, su dinero, etc, son bienes personales y privados que no deben ser intervenidos por terceros (léase personas o Estado). Usualmente son fruto del esfuerzo de aquella persona que se levanta a trabajar todos los días pero también pueden ser una herencia del padre o la madre que se levanto a trabajar todos los días de su vida. Y es con ese fruto propio con el que uno comienza a vivir su vida libre. Con su auto va a trabajar, se viste como quiera, va comer a donde quiera, se va de viaje a donde quiera, la propiedad es aquello con lo que puede hacer lo que quiera de su vida, siempre y cuando no afecte a terceros.

 

El Estado interviene en la propiedad de las personas en muchos casos, pero hay dos particulares que quiero destacar. La expropiación y la redistribución. El primero es que el Estado tome tu propiedad, te indemnice por la misma y luego la use para generar un servicio o bien público. La segunda es que el Estado tome bienes de ciertas personas (puede ser el dinero, que lo toma a través de los impuestos) y se lo de a otras personas (vía planes sociales por ejemplo). Dos palabras bonitas para esconder un ejercicio fascista de la fuerza estatal contra las personas. ¿O alguien paga impuestos de forma voluntaria? Porque de ser así no se llamaría “impuesto”....

 

¿Que derecho tiene el Estado para ir y cobrarle a la sociedad una de las presiones tributarias más altas del mundo? Ninguno. El Estado debe intervenir lo mínimo posible dentro de la vida de las personas que integran la sociedad, cobrándole la menor cantidad de impuestos posibles y dándole oportunidades a las personas que menos tienen. No regalándoles plata y comida a través de planes, ya que eso sigue siendo meterse en la vida de las personas, además de que se los usa como estrategia política para conseguir votos, cosa que es aún peor.

 

El artículo 17 de la Constitución Nacional establece que “La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley. La expropiación por causa de utilidad pública, debe ser calificada por ley y previamente indemnizada.” Por lo tanto, el Estado tiene legitimidad para tomar la propiedad de las personas (la ética de esto es discutible) siempre y cuando dé la debida indemnización al propietario y luego se use como bien o servicio público.

 

Entonces, ¿porque lo que dice Grabois es difícil de sostener en dicho artículo? Porque el pretende sacarle las tierras a los dueños de ellas y repartirlas entre otras personas, por lo que volvería a estar en manos privadas. Dejando de lado así el hecho de que la expropiación debe ser por causa de utilidad pública. Además la propuesta del militante de distintas organizaciones sociales se debilita por otros aspectos ya que para comprar esas tierras hacen falta recursos y esos recursos en este país los producen los dueños de las tierras que pretende expropiar. Demás esta decir que uno jamás va a lograr organizar un país gracias a la expropiación de las tierras y su “justa redistribución”. Hugo Chavez y sus decretos expropiadores, y en su momento la Unión Soviética fueron ejemplos fidedignos de esto.

 

Entonces, todo país que respete estos 3 derechos es un país llamado al éxito y todo país que viole alguno de ellos, es un país llamado al autoritarismo y al fracaso. Ejemplos sobran, la historia está. La vida, la libertad y la propiedad fueron, son y serán por siempre el camino al éxito.

 

Francisco Pirovano.

@Franpirovano

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica