Tras el default selectivo, alertan por un default total

1 Sep 2019

La Consultora E&R, dirigida por Diego Giacomini, elaboró un informe donde alerta que, tras el default selectivo, seguirá un default con el FMI y luego un default con los tenedores de bonos soberanos. 

 

 

Tras los anuncios del Ministerio de Hacienda, como la extensión de vencimientos de Letras del Tesoro en pesos y dólares; la posibilidad de reestructurar sin quita a los tenedores de bonos; y el anuncio de que intentará negociar con el FMI un cambio de vencimientos, la consultora Economía & Regiones, dirigida por Diego Giacomini, elaboró un informe donde advierte que el default selectivo es el primer eslabón de la cadena de default que consta de tres eslabones. El segundo eslabón de la cadena es el default con el FMI, y el tercero es el default a los bonistas.   

 

"Intuimos que el próximo default puede ser el más complicado de la historia, ya que el FMI es un prestamista privilegiado que no acepta quitas", explica el informe de E&R. "Sin embargo, la actual relación Argentina vs. FMI puede constituir un punto de inflexión histórico en este sentido. No descartamos la posibilidad (alta) que la futura negociación Argentina-FMI sea muy complica y emerja un trade off entre default al FMI y el default a los bonos soberanos", agregan. 

 

Así, detallan que, según su visión, si el FMI no acepta quita, deberá haber un default o una quita más fuerte con los tenedores de bonos soberanos. "Sólo Zimbawe se demoró circunstancialmente en sus pagos. En consecuencia, a priori el FMI no va a querer discutir, negociar, afrontar, ni sufrir haircut de Argentina". 

 

¿Cuál es el Cronograma de Vencimientos de Argentina con el FMI? 

 

Argentina ya está pagando intereses, pero no está pagando capital. Los vencimientos de amortización comienzan a pagarse en septiembre de 2021. Por este concepto, la próxima administración debería pagarle al FMI vencimientos de capital por usd3.728 MM (2021); usd18.860 MM (2022) y usd23.341 MM (2023), totalizando amortizaciones por usd45.929 MM durante el próximo mandato presidencial. Por otra parte, los pagos de intereses totales al FMI ascenderían a usd5.772 MM durante la próxima presidencia: usd1.992 (2020); usd2.051 MM (2021) y usd1.725 MM (2022). En pocas palabras, el próximo presidente deberá pagar usd51.701 MM al FMI a lo largo de su mandato 2020/2023. A este monto hay que agregarle vencimientos adicionales de capital en bonos por usd106.788 MM y de intereses por usd40.069 MM, totalizando pagos adicionales de deuda por usd146.858 MM durante la próxima presidencia en 2020-2023. Puesto en blanco sobre negro, a los niveles de PBI en dólares de hoy en día, la próxima administración presidencial debería afrontar pagos de deuda totales (Bonos + FMI) por más de 50% del producto en sus cuatro años.  

 

 

¿Se puede evitar el default y pagar en tiempo y forma tanto al FMI como a los restantes acreedores en 2020/2023? 

 

Desde E&R, hace más de un año y medio que explicábamos que la deuda pública argentina era intertemporalmente insustentable. En este sentido, alertábamos que sin un ajuste fiscal rápido y de shock a comienzos de 2020, lo más probable era un escenario de default en 2020/2021. En este sentido, los números fiscales eran elocuentes. Con el dólar a $45 y el ratio deuda/PBI en torno a 85%, se necesitaba un superávit primario de +3,5% del PBI para que la deuda fuera sustentable, pero se iba a cerrar con un déficit fiscal de -1,0% del PBI en 2019.  Sin embargo, el salto del dólar empeoró la situación y agrandó los problemas de insustentabilidad de la deuda, convirtiendo el default selectivo en una certeza, y el default total en casi un próximo y cercano trámite administrativo. Con el salto del dólar de $45 a $60, el ratio deuda/PBI sube hasta 110% del PBI, aumentando el superávit primario necesario para que la deuda sea sustentable a lo largo del tiempo. Ya no se necesita 3,5% del PBI, sino más. No todo termina aquí. Este aumento del peso de la deuda incrementa el debt overhang, con lo cual sube la tasa de interés (costo de capital) y se potencia la caída del nivel de actividad. En este escenario, aumenta el déficit fiscal y termina agrandándose aún más la brecha entre lo que “hay” y lo que se “necesita” para pagar la deuda. El gap ya no son 5% del PBI, sino más.

 

En este escenario, alertan desde E&R, "se pasará más temprano que rápido del default selectivo al default con el FMI y el default total. Consideramos que es inteligente asumir la realidad. Hay que descontar un inexorable default total. Hay que asumir que tampoco está lejos en el tiempo. El primer pasó ya está dado: el gobierno nacional ha incurrido en default selectivo". 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica