Israel, en la recta final

4 Apr 2019

Este 9 de abril se celebrarán elecciones libres en Israel, el único país de Medio Oriente sobre el cual se puede realizar esta afirmación. Se disputan bancas en el Knesset, parlamento israelí, lo que implica que, si la oposición obtiene suficientes bancas, podría desplazar a Netanyahu del gobierno.

 

Benny Gantz y Benjamin Netanyahu disputarán las elecciones más reñidas en las ultimas décadas de la política israelí


Benjamín Netanyahu, líder del Likud, lleva 10 años ininterrumpidos como Primer Ministro de Israel, presidiendo el gobierno durante los años más prósperos de la historia del país. Sin embargo, tantos años en política han desgastado su imagen. Tiene denuncias de corrupción, peleas internas con miembros de la coalición de derecha que gobierna, y conflictos con organizaciones internacionales de toda índole. Esto abre por primera vez la oportunidad de que una oposición, unida por fuera del partido laborista, pueda asustar el status quo de la política israelí.

 

Históricamente la oposición al Likud han sido partidos de izquierda, socialdemócratas, con un espíritu entreguista y culposo de la posición privilegiada de Israel en la región, denunciando que están donde están por haber matado a sus enemigos en vez de haber negociado con ellos. Este año el partido laborista, principal responsable de divulgar este sentimiento, no perfila a ser la principal oposición. Quien ocupa este lugar es Benny Gantz, líder de la coalición Azul y Blanco y ex comandante de las fuerzas de defensa de Israel (IDF).

 

Esta coalición tiene una agenda claramente de centro-izquierda, pero con una visión muy fuerte de las fuerzas armadas y de la presencia territorial de Israel en Medio Oriente, con declaraciones como “los altos de Golán jamás deben ser abandonados por Israel” y “el gobierno más malvado de la región es sin dudas el iraní”. Recordemos que en Israel hay partidos políticos musulmanes con bancas ganadas en el parlamento, bajo un discurso a veces anti-Israel, a favor de su disolución y reconocimiento de Palestina.

 

Recordemos que la izquierda en Israel pide apagar el “Domo de Hierro”, sistema balístico-defensivo que hace unos días evitó que un bombardeo de Hamas matará a cientos de civiles, y hasta ha pedido que Israel le ceda tierras a Palestina y a Jordania. Esto, mientras Netanyahu ha logrado, desde la asunción de Trump, que se reconozca a Jerusalén como la capital eterna del pueblo israelí, que se reconozca su soberanía sobre los Altos de Golán y ha entablado relaciones con Arabia Saudita y Rusia. Hay una clara disonancia entre los objetivos de Israel como nación y el pedido de ciertos grupos que hoy no tienen el poder político que alguna vez tuvieron.

 

Benny Gantz y Bibi Netanyahu están cabeza a cabeza, con este último apenas por encima en las encuestas. Una victoria de Gantz significaría una reivindicación de los grupos que buscan acceder al poder hace años, que criticaron muy fuerte al oficialismo por no negociar con Barack Obama cuando éste era presidente, y por negociar con Trump y con Putin en la actualidad. La campaña de la oposición en estas últimas semanas adoptó una postura totalmente amarillista, atacando personalmente a Bibi y comparándolo hasta con el dictador de izquierda, Erdogan, de Turquía.

 

Una victoria de Netanyahu sería una victoria impresionante en la historia de Israel, un presidente que ha sido ninguneado por todos los medios del país, que tiene más apoyo de los jóvenes que de los más ancianos, a pesar de su larga trayectoria en política; un presidente que entendió que los gobiernos de coalición con grupos más extremistas (como gobernó hasta el año pasado) son contraproducentes a la política y a la estabilidad nacional, y un presidente que hace afiches de campaña con la cara de Trump.

 

Una victoria de Netanyahu reivindicaría a la democracia en Israel, demostrando que ninguna opereta, mala prensa o falsas acusaciones pueden mermar el apoyo real de la gente.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica