Derecho a réplica al macriísmo leninista

13 Nov 2018

Estamos en tiempos de cambios de aires políticos a nivel internacional. Los términos “outsider”, “establishment” y muchos más se hacen presentes en nuestras bocas y por esta época, en nuestro querido país, empieza la carrera de cara al año que viene para ver quién será el siguiente representante que se siente en el Sillón de Rivadavia. 

Quizás por esto, notemos un poco más inquietos a los funcionarios del oficialismo, que, como es de público conocimiento, no viene encarando una gestión digna de una reelección.

 

Por cuestiones como ésta, el “honorable” diputado Fernando Iglesias ha redactado una nota de opinión (y no más que eso) acerca del Liberalismo y una ante posición con el Trotskismo, de una manera simple y bajo mi punto de vista trataré de al menos desmentir a nuestro excelentísimo congresista.

 

Los extremos se parecen según Fernando, ex profesor de Voleibol y actual bastión del macriísmo, pero esta como las demás afirmaciones que veremos a lo largo de este texto son falaces, o mínimamente desacertadas.

 

Tras años de teorías, escritos, casos de países que han encarado el liberalismo tanto en términos políticos como económicos parecieran ser inútiles para nuestro diputado que nos acusa de reduccionistas siendo que no hay comparación alguna entre casos de éxitos como el de nuestros vecinos chilenos, el de los neozelandeses, los nórdicos e infinidad más contrapuesto a casos de aplicación de ideas de izquierda como Laos, Birmania, la URSS, la China Maoísta, y otros mil ejemplos más, pero de fracasos. 

 

Basarse en un supuesto reduccionismo del sector liberal, que dicho sea de paso crece a pasos agigantados, no es correcto; no fueron doce años de saqueos, fueron (y son) setenta, de despilfarro por parte del estado, de corrupción, de rechazo hacia la libertad individual.

 

Realiza acusaciones hacia los “Liberalotes” por preocuparse y quejarse a los cuatro vientos por el gasto público y la presión impositiva, pero me resulta la pregunta hacia el diputado ¿Estamos equivocados?¿Somos golpistas por querer tener el fruto de nuestro trabajo?¿Merecemos el rechazo de un sector político por pedir la representación concedida en el Art. 22 de la Constitucion? Estas interrogantes y más surgen frente a la actitud de personajes públicos como lo es él.

 

Muchos liberales pensábamos que los modales se mantenían, que si se lograba seguir un camino correcto podíamos llegar a una estabilidad económica y al fin lograr lo que se nos prometió en campaña, pero no, son kirchnerismo, puro y duro.

 

Quisiera que el diputado haga memoria sobre difamaciones a simples ciudadanos que revisan el Boletín Oficial para ver que nuevo despilfarro nos tiene preparado el gobierno de Cambiemos; soy estudiante de derecho y por tanto recurría mucho a este recurso, pero ya me genera incomodidad ver nombramientos con títulos que tardan una hoja en completarse, sobre precio en compras, los famosos pines y mucho más, como quería nuestro gran Juan Bautista Alberdi, que atendamos a las situaciones públicas.

 

Pero los malos modales no sólo terminan ahí, se extienden a mentiras de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, a ex funcionarios del kirchnerismo que tanto dicen ser oposición y que hoy cumplen función pública bajo la bandera de Cambiemos, se traslada a las prohibiciones de servicios como Uber y más.

 

Se nos acusa de liberalotes, de golpistas, de funcionales al peronismo debido a la aparición de posibles candidaturas para 2019, pero somos simplemente, amantes de la libertad.

 

Iglesias, dice que los “liberals” en Estados Unidos son los liberales hechos y derechos, pero esto es por lo menos digno de refutación. Este título lo poseen los socialdemócratas, aquel sector de la centro izquierda que acepta un estado grande, regulaciones, impuestos altos y mucho más ¿Es algo de esto acorde a lo que John Locke hubiese postulado en medio de la Revolución Gloriosa? No, para nada. Los verdaderos liberales son los “Classic liberals” y los “Right Wing libertarians” aquellos que han defendido la libertad de la mano del Libertarian Party y el Partido Republicano, de la línea de Reagan, Jefferson, Lincoln y por supuesto Donald Trump.

 

Si tan Liberales fuesen los demócratas, entonces ¿Por qué Bernie Sanders, estrella del partido demócrata hoy en día propuso para 2016 una reforma agraria al mejor estilo Koljosiano? Iglesias, no hay requisitos de formación para ser diputado, pero para no ser refutado al menos le pido que deje su vehemencia de lado.

 

Lo que más me género ruido entre un mar de postulados que carecen de sustento alguno, fue esta:

 

“adhiere a sujetos militantemente antiliberales como Donald Trump o Jair Bolsonaro, cuyos discursos contradicen todos los principios defendidos por el liberalismo durante los últimos siglos y cuyas prácticas desinstitucionalizantes deberían escandalizar a todos los liberales.” -Fernando Iglesias.

 

Como liberal y defensor del sentido común me veo en necesidad de tirar abajo esta afirmación. Donald Trump, magnate y hoy presidente de los Estados Unidos ha hecho esto y más por la libertad, y la igualdad en términos sociales:

 

-Nombramiento de Gina Haspel como directora de la CIA.

-Nombramiento de Laura J. Richardson como teniente general de USA.

-Nombramiento del primer embajador abiertamente gay para Alemania.

-Derogación de la ley de separación de familias (proveniente de 1957 y utilizada por Obama como bandera).

-Negociación sobre derechos de las mujeres con el principe Bin Salam.

-Poner la embajada de USA en Jerusalén sin derramar una gota de sangre.

 

Esto sin nombrar el eje económico: las Tax Cut, lograr que USA sea el pais mas competitivo del mundo, el desempleo en números que no se veían desde hacía 50 años.

 

Y por si fuese poco, sobre Jair Bolsonaro postula lo mismo, un presidente electo que como legislador ha realizado enmiendas y proyectos de ley sobre desregulación estatal, Portación de armas, derechos para las personas con discapacidad; aparte de reunirse con miembros del circulo LGBT+; tener a Helio Bolsonaro de raza negra como funcionario electo y gran amigo.

 

Pero creo que estamos en una suerte de contradicción constante, porque es la gestión Cambiemos la que se vanagloria de ser quien nos salvo de ser Venezuela, aunque han aplicado precios cuidados, suba de impuestos, prohibiciones como UBER en la legislatura porteña teniendo mayoría legislativa y al jefe de gobierno, bonos de $5.000 para fin de año, pre aviso de despido, saludos para una nación que poco debería interesarnos como Angola por su independencia pero no para una verdadera que nos puede enseñar mucho como Polonia, toma de deuda, emisión monetaria, letras del BCRA para retrasar la bomba, una suerte de repetir lo mismo desde 1930 hasta hoy, pero con ojos celestes.

 

Usted no pierde, señor diputado, en su escaño desde el congreso, pierde La Libertad, pierde cada votante de Cambiemos.

 

Por último me surge la interrogante para cada uno de los lectores, fuera de todo sesgo ideológico ¿Cambiamos?

 

 

*Francisco Peláez es estudiante de Abogacía (Universidad Argentina de la Empresa). @RealFranD 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica