¿Qué piensan los inversores extranjeros que Macri esperaba ver llover?

28 Sep 2018

Entrevista exclusiva con John Charalambakis, Director General de BlackSummit Financial Group. Perspectivas de la economía argentina, la guerra comercial, la dolarización y las expectativas hacia una próxima crisis. 

John Charalambakis es Doctor en Economía y Master in Business Administration con enfásis en tendencias macro y mercados financieros. Es el autor del libro "La FED, los mercados y la metamorfosis del ciclo económico". Actualmente se desempeña como Director General del BlackSummit Financial Group, compañía que se dedica a la administración de cartera personalizada, que ofrece servicios financieros personalizados en los Estados Unidos y en el extranjero. BlackSummit es además creadora de Fundamental Analytics, una plataforma online, utilizada por ejemplo por Shell y Citi Bank, que combina datos fundamentales y precios de futuros, con análisis de gráficos para los principales commodities. 

 

Charalambakis se encuentra en Buenos Aires en una rueda de negocios y dando una serie de conferencias en universidades como la Universidad del Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina (UCEMA). 

 

- ¿Como ve el país y que encuentra de diferente en relación a la última vez que estuvo aquí, en 2017? 

 

El tipo de cambio para empezar. Pienso también que hay gran nivel que de incertidumbre e inestabilidad. La gente tiene miedo sobre su futuro y hay falta de confianza. Cuando digo esto me refiero a que si inversores extranjeros, productores y consumidores locales no tienen certidumbre del plan de acción y reacción, ni sobre el patrón de ahorro, influenciado por la tasa de interés y por la tasa de inflación, el país podría estar en grave peligro. 

 

- Este gobierno está teniendo dificultades para bajar la inflación. De hecho, este año va a terminar con un número más alto que el año pasado. ¿Qué considera usted necesario para terminar con la inflación?

 

Hay tres elementos que son necesarios. El primero es que debes tener como presidente del Banco Central a una persona que sea muy respetada tanto por la comunidad de negocios local como internacional. Una figura fuerte. El segundo elemento es que hay que restaurar la confianza en el país y en el sistema financiero del país. Pero si no tenes el primer punto, el segundo es bastante difícil de lograr. El tercer elemento, es el plan, pero solo una vez que se consiguieron los primeros dos. Una política diseñada sin un líder fuerte que restaure confianza, va a fracasar. Sin importar la política o plan de que se trate. 

 

- En las últimas semanas, tras una declaración de un asesor del Tesoro de los Estados Unidos, la dolarización de la economía argentina estuvo en boca de todos. ¿Cuál es su opinión al respecto?

 

Ecuador dolarizó. Panamá dolarizó. Los países que dolarizan tienen una buena situación. Pero Argentina no tiene las condiciones para dolarizar. Con la inflación alta y las tasas de interés en este nivel no es posible. Para poder hacerlo, el país debe tener condiciones económicas parecidas a las de Estados Unidos. De lo contrario, el costo de dolarizar sería enorme. Por eso la inflación, el déficit primario y el déficit de cuenta corriente tienen que bajar. Cuando eso se normalice, recién entonces se podría discutir sobre dolarización. 

 

- ¿Alguna alternativa a la dolarización? 

 

El monopolio del dinero no me gusta. Yo creo en la competencia. Tomá todas las monedas que haya y que prevalezca la más fuerte. Competencia de monedas. 

 

- Según su mirada, ¿qué es lo que impide que Argentina crezca? 

 

Argentina sufre de 2 maldiciones gemelas. La primera es la inflación alta, que necesariamente viene con tasas de interés altas. Si existen tasas de interés altas, por ejemplo al 60% como tienen ustedes, ¿puede el desarrollador o el inversor pedir dinero prestado? Incluso al 30%, es una locura. Entonces, la inflación socava tu riqueza futura y tu rentabilidad. Y si tu rentabilidad está cuestionada, ¿quién va a invertir acá? 

 

La segunda maldición son las expectativas. Ya sea sobre el déficit, sobre el comercio, sobre la inflación, o sobre la deuda. O peor aún, la expectativa de que Argentina no tiene los fondos suficientes para cubrir los vencimientos que vendrán el año que viene o en 2020. Dado que incluso que los 50 mil millones que el FMI les dio no les va a alcanzar para cubrir los pagos de los próximos 2 años. 

 

- ¿Cuáles son para usted las consecuencias de estas dos maldiciones? 

 

Cuando no podes pedir prestado como inversor, la economía no puede crecer y entonces la gente no tiene expectativas de mejores salarios, o mejor calidad de vida o de más trabajo. Eso se convierte en una bola de nieve. Se necesitan soluciones pensando "afuera de la caja". 

 

- Los liberales de Argentina decimos siempre que se vienen probando las mismas recetas una y otra vez desde hace 70 años. Justamente, que necesitan plantearse caminos nuevos. ¿Que propondría usted en términos de pensar "fuera de la caja"? 

 

Cuando no hay suficiente dinero en la calle, los negocios caen. ¿Qué tal si el Gobierno tuviera una "moneda paralela"? Emite notas, que pueden ser usadas, por ejemplo, para pagar impuestos. El Gobierno emite esta moneda paralela y parte de tu sueldo se paga en esa moneda, que puede usarse para propósitos específicos, como pagar impuestos, o la cuota escolar. Esto aumenta la cantidad de dinero disponible para gastar y así la economía crece. No estoy diciendo que sería una solución mágica, solamente estoy planteando una solución "fuera de la caja".

 

Digamos que mi compañía me paga en dolares, y también me permite tomar parte del dinero en "notas especiales". ¿Para qué podría usar estas notas? Quizás para ir al supermercado, o para pagar impuestos, o para cargar combustible. Entonces no necesito dinero real para pagar esas cosas y me permite la oportunidad de gastar más dinero real en otras cosas y así estimular la economía. 

 

- ¿Cómo podemos llevar estas ideas a la gente común, que no entiende de economía o que no está formada académicamente en economía? 

 

Toma tiempo y educación. Tiempo y educación. Creo que tiene que haber tiempo para que la gente sea educada en esas ideas. Es un tema cultural y eso toma tiempo. En Argentina, por ejemplo, donde el Gobierno está intentando poner "la casa en orden", hay cosas que son rígidas; toma tiempo, esfuerzo, dinero y mucha educación arreglarlas. Esas cosas no se arreglan en 2 o 3 años. Se requiere más de una década. El cortoplacismo no es saludable. 

 

- Yendo a un plano internacional, ¿cómo ve esta llamada "Guerra Comercial" entre Estados Unidos, China y Europa? 

 

En mi opinión, la situación entre Estados Unidos y China puede deteriorarse en el futuro cercano. Sin embargo dentro de un período de 4 o 5 años, menguará. Si los dos países no resultan ganadores, ambas saldrán perdedores. Con lo cual, deberán armar un plan donde los dos sientan que han ganado. 

 

- ¿Que piensa de Donald Trump? 

 

Pienso que Trump podría haberlo hecho mejor...

 

- ¿Aún con el crecimiento económico existente y la baja de impuestos fuerte que impulsó?

 

Gobernar es mucho más que bajar impuestos. Yo no creo en los impuestos. Creo que el Gobierno debe bajar los impuestos. Pero también soy un creyente del libre comercio y cuando pienso en Argentina, pienso en su herencia europea. Pensemos, por ejemplo, cómo Europa se convirtió en el continente que es hoy: A través del libre comercio. Sin eso, no hubieran crecido. Si un Gobierno va contra el comercio libre lo que hace es crear inestabilidad. Cuando comercias libremente, no hay guerras, tenes un ambiente de paz y creas empleo. También, en mi opinión, en estos días, las políticas de Estados Unidos no son respetadas en el mundo. Y eso es un problema. 

 

- ¿Cree que Trump podría ganar la reelección? 

 

No. Ni siquiera se si va a terminar su mandato. 

 

- Este mes se cumplieron 10 años de la crisis subprime. Desde esta perspectiva que da el paso de los años, ¿qué balance hace de esa crisis? ¿Qué se podría haber hecho diferente? 

 

Ciertamente algunas cosas han mejorado en los últimos 10 años pero no hemos resuelto las verdaderas causas de la crisis, sino que las hemos cubierto. Había un cáncer. Tratamos los síntomas del cáncer, pero no tratamos la enfermedad. Entonces, en algún momento, la enfermedad regresará. 

 

- ¿Cuál es el cáncer? 

 

Demasiado apalancamiento de deuda y demasiados derivados. En este momento existen derivados por un total de 600 millones de millones de dólares. Estos son pasivos que no pueden ser repagados. 

 

- Entonces usted baraja la posibilidad de una nueva crisis...

 

Definitivamente. No sabemos cuando será la crisis. Podría ser en 5 años o en 10 años, pero si sabemos que la próxima crisis será aún peor y debemos estar preparados para eso. 

 

- ¿Cómo se prepara un inversor para un escenario de potencial crisis? 

 

Cuando uno crea un portfolio de inversiones, debe tener activos que no sean simples papeles como bonos o acciones, sino que tengan un fuerte valor intrínseco, como los commodities u oro. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica