Carta a los liberales de mi país

2 Aug 2018

Día a día me encuentro con publicaciones de todo tipo, entre ellas, publicaciones que provienen de liberales contra otros liberales; y es que pareciera que nos concentramos más en las diferencias que tenemos, que por los puntos en común. Objetivistas contra austriacos, estos contra monetaristas, los que creen que el estado tiene que medir 5 centímetros más contra aquellos que creen que hay que abolirlo, y cuando no, el club del falcon verde que llama a la puerta y un gran rodeo inexplicable transforma el debate en un “forobardo” sin sentido.

 

Poco contenido académico puedo darle a una carta que va dirigida a personas con las que abrazamos las mismas ideas, poco puedo decirles que no sepan, pero si, voy a dirigirme a ustedes, individuos que cuando escuchamos nombrar la palabra libertad, sentimos más o menos lo mismo.

 

Somos herederos de un movimiento que se opuso al absolutismo y toda forma de opresión, somos herederos de los más brillantes académicos que debatieron con altura (aun entre ellos) en un mundo convulsionado. ¿Por qué  muchos liberales del presente no agarran este guante con firmeza? ¿Por qué nos hemos olvidado de la tolerancia?.

 

Un día me di cuenta que quizá algo andaba mal, cuando en una opinión, un liberal me dijo: ¡Qué bueno que dijiste que otros podían pensar distinto y no dijiste que tu posición era totalmente liberal!. Hemos llegado a un punto en donde el “Liberalómetro” marca la inflexión de cualquier conversación, en donde este marca la finalización del debate y el comienzo de la riña.

 

Llegamos a desprestigiar a quien esta tres centímetros un poco más distante que en paralelo a nuestro pensamiento, ¿acaso no entendimos que invidualismo no significaba aislamiento?, o ¿la sola diferencia tiene que ser acompañada del hundimiento y el escrache?.

 

Una vez escuche que donde hay cinco troskos hay tres internacionales, y uno abre cualquier red social y más o menos nos vamos acercando, varios grupos quieren consolidarse como “los representantes de la libertad” y llaman a todo otro como “lo no-liberal”. Este juego puedo entenderlo de un ser totalitario como Hebe de Bonafini y no de alguien que exalta el valor de la libertad.

 

Quizá por momentos los liberales nos volvimos sensacionalistas, y un acercamiento a la lectura de las ideas fue remplazada por una gran cantidad de minutos de televisión y repetidores de frases que desconocen el origen de las mismas. Quizá, nos falte formar más en las ideas a una gran cantidad de  personas que se acercan antes que concentrarnos en otros tipos de objetivos, y quizá sea mejor trabajar para influir en la opinión pública que esperar que nos apoyen sin un trabajo previo.

 

Las ideas liberales en este país tienen un gran futuro que no debe quedarse en manos de la intolerancia, y debe ser canalizado hacia el gran trabajo de las organizaciones y fundaciones que tienen en vista la contención de muchas personas que se acercan por primera vez a las ideas.

 

Por eso, a todos aquellos que simpatizan con las ideas, acérquense a una organización, sea cual sea, hay una gran variedad de ellas que responderán a todas sus preguntas. No caigan en la riña de seres los cuales solo defienden las ideas de la libertad mediante el teclado y en la comodidad de la casa. Cuando pensamos en cuanto lucharon miles de personas por la libertad en los siglos pasados para que nos concentremos en diferencias ínfimas, quizá nos haga falta un poco más de evolución.

 

La evolución viene dada del desarrollo y la formación de las ideas, de la transmisión integra del pensamiento y luego de distintas preguntas, respuestas y elecciones de quien las recibe, la libertad no es parte de un adoctrinamiento cual curso de formación política partidaria que encasilla al sujeto según el deseo de un lineamiento mayor.

 

Quizá mi carta sea también criticada y objetada, mi deseo es contribuir a esta gran causa de la que somos parte, mediante el dialogo propositivo, desde la tolerancia y el puente de los puntos que verdaderamente nos unen.

 

Espero que el liberalismo nos una a los liberales en pos de la misma causa y finalice el aislamiento, el momento histórico que vivimos nos demanda una posición, nos demanda estar.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica