Emisión siempre es la causa de la inflación

11 Jul 2018

La inflación en la Argentina parece no ceder terreno y las autoridades de política monetaria no reciben respiro. En mayo la inflación fue del 2,1% respecto al mes anterior. Para junio ya se espera que la inflación se posicione por encima del 3%.

 

 

Las causas de la inflación en nuestro país se deben primero a altos períodos previos de emisión monetaria y luego, específicamente en estos últimos meses, al elevado pass through de la Argentina. En definitiva, al pésimo manejo del Banco Central cuyas autoridades hacen lo que pueden con un barco que se encamina hacia el Iceberg.

 

En relación a los altos períodos de emisión, ninguna de las autoridades de política monetaria de este Gobierno se preocupó por bajar la expansión  de la base monetaria del 30%. Desde el 46,8% de expansión monetaria de fines de 2016, la variación de la base monetaria fluctuó entre el 25-37%, sin observarse una tendencia hacia su contracción. No hace falta mucha imaginación para deducir que una mayor emisión monetaria, que en general es utilizada para financiar al Tesoro que debe hacer frente a un importante déficit fiscal, influye directamente sobre los precios.

 

No existe nada más claro que un simple ejemplo para retratar el efecto directo de un incremento de la creación primaria de dinero. Supongamos que Martin vende a María todos los meses 100 chocolates a $10 cada uno. Un día la autoridad de política monetaria decide financiar al Tesoro y emite $100 que serán utilizados para pagar el sueldo a Carlos un empleado público. Carlos, adicto a los chocolates, gasta esos $100 a comprar chocolates. De ese modo, tanto María y Carlos le irán a comprar chocolates a Martín con $200, que se los vendería gustoso. Sin embargo, a pesar de que Martin tiene buen corazón sólo tiene 100 chocolates para vender. Ante el exceso de demanda, a Martin no le queda otra, muy a su pesar, que elevar el precio de sus chocolates. Por lo tanto, la inflación no es más que fruto de la inyección monetaria.

 

Por otra parte, nuestro país sufre de otro problema: posee el más alto pass through de toda América Latina. El pass through es el efecto que tiene sobre los precios una suba del tipo de cambio, en nuestro caso más específicamente, una suba del dólar. En la Argentina el pass through es más alto debido a la historia inflacionaria que poseemos y a la escaza credibilidad hacia la política monetaria del Banco Central. Los precios de los sectores transables, los bienes que se consumen en el mercado interno y que al mismo tiempo se importan y exportan, están  sujetos al dólar. Por ende, la suba del tipo de cambio impactará sobre la formación de precios de esos sectores. Uno de los sectores cuyo precio se verá afectado por las tentativas subas del dólar es el de la nafta ya que es un bien cuyo precio se determina en el mercado internacional. Una suba de los precios de dicho sector siempre repercute sobre sobre los precios de los demás sectores.

 

Cabe aclarar que dicho análisis debe enmarcarse de que por más de que se incrementen los precios de un determinado sector clave en la estructura productiva este sólo puede ser convalidado con emisión monetaria. Es decir, la subida de precios detonado en cualquier sector, por cualquier motivo en particular necesita de una mayor cantidad de dinero en circulación. Si Martin no tiene más que X cantidad de $ ante una subida de los precios del cacao deberá reducir la cantidad demandada o incrementar el precio de los chocolates que si María sólo posee en su bolsillo Y cantidad de $ tendrá que reducir la cantidad que consume de chocolates y eso terminará por reducir el precio del cacao. Por lo tanto, el principal problema que deberá afrontar cualquier  gobierno de turno es intentar contraer la base monetaria.

 

El último comunicado, el BCRA reconoce que para alcanzar las metas de inflación propuestas es necesario llevar adelante una política monetaria más contractiva. Por un lado, a través de la suba de los encajes bancarios y por el otro mediante la reducción de LEBACs sin  incrementar el circulante con el objetivo de intentar controlar la liquidez. Habrá que ver si realmente junto con una tasa de política monetaria del 40% logren sortear de alguna forma las inflación los próximos meses.

 


*Natalia Motyl es Economista y analista económica de la Fundación Libertad y Progreso. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica