La Innovación, banalizada.

21 May 2018

Últimamente, al igual que los locales de cerveza artesanal proliferan por toda la ciudad, pareciera que las consultoras de innovación, charlas y talleres van al mismo ritmo. La saturación tan rápida de la oferta pareciera hacer ver que hay una alta demanda por aprender o entender qué es ser innovador y crear servicios y productos que rompan los moldes ¿Pero qué está pasando realmente? Por un lado la sed de aprender nuevas metodologías por parte de las personas es alentador, significa que somos conscientes de lo que nos falta. Ahora bien, en muchos casos, lo que se enseña o diseña no termina impactando a largo plazo en estas personas con sed de aprender.

 

 

Tuve la oportunidad de hacer una consultoría que consistía en enseñar las metodologías de Design Thinking mediante el formato de talleres a un grupo de personas para que luego pudiesen aplicarlas en su trabajo. La idea de los talleres, además de introducir a estas personas al método, era que pudiesen en esos días hackear un desafío específico traído por ellos y trabajarlo luego independientemente con un poco de acompañamiento por parte de nuestro equipo (esta etapa tuvo que ser virtual, pese a que para nosotros no era la mejor manera).

 

Los talleres funcionaron en su momento muy bien, las personas parecían entusiasmadas, participaban activamente e intercambiaban ideas de forma fluida y sin miedo. Los problemas comenzaron después. Durante el acompañamiento, parecía que poco a poco las personas olvidaban todo lo que habíamos visto: costaba la organización, costaba poner y realizar objetivos y parecía que las ideas se disolvían en el aire ¿Qué estaba sucediendo?

 

Algunas reflexiones:

El acompañamiento in situ es fundamental, ya que al ser una metodología nueva, es probable que fácilmente las personas vuelvan a antiguas formas de pensar y hacer, ya que esa es su costumbre. Quebrar o cambiar formas de hacer y pensar lleva tiempo de adaptación y práctica. Es necesario que el consultor se encuentre presente para guiar al usuario en transición, se requiere de tiempo para realmente poder absorber esta metodología, al igual que cualquier otra.

 

Si se logra absorber esta nueva metodología de trabajo y su ambiente laboral no es lo suficientemente receptivo o se adapta a ellas, las personas se sentirán defraudadas y verán a la metodología como “una idea muy linda pero que no se puede aplicar”. Es importante preparar al resto del ecosistema laboral para poder insertar al Design Thinking de manera eficaz. Puede que se comience con un pequeño sector para luego hacerlo crecer, o pensar en múltiples formas de impacto en todos los sectores de la organización. No importa qué método se seleccione de estos dos últimos, es clave poder facilitar/cambiar ciertos procesos para adaptar a los empleados mentalmente y a nivel procesos, y he aquí otro punto a resaltar: la substancia, el contenido.

 

Sólo la metodología de Design Thinking no alcanza. Es simplemente la punta del iceberg. Es necesario converger otras metodologías, marcos teóricos y conceptos para que realmente se produzca innovación verdadera, además de crear espacios, tanto físicos como mentales, que permitan su desarrollo. Un ejemplo podría ser tener material relacionado al diseño, la creatividad y su aplicación práctica disponible para la consulta, o crear espacios de intercambio de ideas para proyectos que involucren a diferentes actores para tener una visión más profunda y diversa.

 

Lo que pareciera que muchas personas olvidan hoy es que simplemente leyendo dos o tres libros y dar un taller no va a servirle al usuario para realmente cambiar o cuestionar sus modelos mentales. Volverse consciente y crear ecosistemas resilientes, que abracen la incertidumbre y al mismo tiempo no pierdan de vista la estrategia no es tarea simple, ni se resuelve con una capacitación. Estas capacitaciones del ”touch and go” hacen que se banalice la metodología porque termina fallando y no se sostiene en el largo plazo.

 

*Camille Oudinot es Master in Strategic Design & Management (Parsons School of Design) y Co-funder de Impact BA. Impact es un estudio de innovación que se focaliza en formación y consultorías centradas en comportamiento humano para lograr diseñar estrategias a largo plazo. 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica