Salvemos nuestra moneda

                                                      La mala moneda desplaza a la buena moneda. 
                                                                                             Sir Thomas Gresham

 

¿El dólar sube o baja? ¿La culpa de que el dólar fluctúe es culpa de los especuladores extranjeros o la culpa de las devaluaciones la causan los gobiernos? 

 

 

El tipo de cambio en Argentina es uno de los temas centrales en la economía y se ha instalado en la sociedad, los empresarios, las familias, los amigos, los medios de comunicación hablan de lo que pueda pasar, de cuánto costará, de si es mejor comprar ahora o vender… Evidentemente también es un tema central para los economistas, y naturalmente las concepciones sobre el mismo son diversas. Es por eso que al ser un tema central se hace necesaria una explicación consistente que a continuación expongo.

 

El dinero es un bien que tiene ciertas particularidades y por eso lo usamos en la economía: como unidad de cuenta, para intercambiarlo por bienes que necesitemos y como reserva de valor. Este bien al que llamamos dinero es fruto de la perspicacia empresarial de la naturaleza humana que lo creó de forma espontánea y se ha ido institucionalizando con el paso del tiempo. Actualmente los Estados tienen el control del dinero, sólo ellos lo pueden crear y creen que lo pueden regular. Pero ahí no termina todo, la historia nos muestra el daño que causa sobre las sociedades cuando se abusa la creación del mismo y lo sabemos bien, ya que desde la creación del Banco Central le quitamos trece ceros a la moneda, es decir: nos robaron.
 

 

 

Diversos argumentos hay para explicar el problema del tipo de cambio: el aumento en las importaciones, la caída en las exportaciones, la fuga de capitales especulativos o que el problema es estructural como la CEPAL argumenta; si bien tienen algo de cierto, el problema esencial es otro.

 

El problema es que una función importante del dinero se perdió, la función del dinero como reserva de valor, pero siendo más claros, fue por abusar de este monopolio del dinero que tiene el gobierno, usado para promover políticas populistas y mercantilistas que al final sólo terminaron beneficiando a la clase política. La experiencia de las crisis fiscales nos enseñó a desconfiar de nuestra propia moneda al ser ésta vilmente devaluada para comenzar nuevamente, con el paso del tiempo, y repetidas las crisis, institucionalizamos una demanda de dinero que sí nos pareció, conservaría su valor como es el dólar. 

 

En definitiva, se trata de un problema institucional y que puede tardar mucho tiempo en solucionarse. Si queremos una moneda sana, es necesario dejar de darle atribuciones a ese monstruo llamado Estado, pues mientras más grande sea más terminaremos pagándolo con inflación, impuestos (robo) o deuda.

 

 

*Mauricio Bernal Ramos es Licenciado en Economía y anarquista filosófico. Publicado originalmente en www.bernalramosmauricio.wordpress.com

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica