Moyano se suma al Club del Helicóptero

9 Feb 2018

“Les queda poco, la gente está convencida que este Gobierno fracasó”. Frase que lo único que viene a hacer es a confirmar el espíritu de unos pocos de ir contra la voluntad de la mayoría, con el propósito de desestabilizar.

 


Si observamos el pasado político de nuestro país desde que se fundó el peronismo, ningún presidente opositor pudo terminar su mandato. No lo hicieron ni Frondizi, ni Illia, tampoco Alfonsín y De la Rúa. Pero mal que les pese el Gobierno de Cambiemos no es la Alianza; la sociedad manifestó lo que quiere y reafirmó su postura en los comicios de Octubre del año pasado.

 

Este escenario nacional que hoy nos toca vivir se debe a la toma de decisiones poco cómodas pero que son las que nos permiten sentar bases a largo plazo para nuestro país. Por ejemplo, el uso de los “bitrenes", que reduce los costos de producción y permite distribuir más mercadería mediante el uso de menos camiones. 

 

Es necesario evitar la centralización del transporte en manos de Moyano. La mayor parte del transporte de carga en Argentina se hace por ésta vía y el gremio es inflexible. Para poder tener una Argentina más federal, fortalecer las economías regionales y el comercio debemos madurar políticamente. 

 

Una decisión que incomoda aún más es la iniciativa de la Oficina Anticorrupción para que los sindicalistas presenten sus Declaraciones Juradas. Decisión del gobierno que dejaría a la luz los enriquecimientos y asociaciones ilícitas de muchos gremialistas.

 

Confirmada la marcha del 21 de Febrero, observamos los sectores que van a adherir. Siempre las mismas caras: Moyano, Barrionuevo, Baradel, Yasky, Michelli. Caras que no hacen falta ni googlear, siempre son los mismos. Prefieren sentarse en una mesa con Moyano antes que en una de diálogo con el Gobierno.  

 

Esta historia se repite año a año pero expone una profunda crisis interna en la CGT. Es indudable que hoy en día Moyano está mucho más débil, ya sea por todas las causas judiciales que avanzaron en contra suyo como también por la pérdida de influencia al interior de la CGT. La pregunta es, ¿Por qué insiste tanto en marchar el 21? ¿Cuál es el propósito? ¿No será un daño colateral a causa de todas las causas avanzadas que tiene?

 

Muchas preguntas sin responder e incertidumbre; pero una cosa queda clara, estamos presenciando el momento de mayor tensión entre el Gobierno y los sindicatos. La grieta nos vuelve a dividir. Es tan perverso hacer marchar a los trabajadores para defenderse de una causa donde se lo acusa de haberles robado a esos mismos trabajadores. Es un manotazo de ahogado, una vía patotera que no  lleva a solucionar nada en el largo plazo.

 

Con el tiempo aprendí que no todo lo que brilla es oro y que aquellos que se jactan de representar el “bien común” son los primeros en hacer prevalecer sus intereses personales por sobre los colectivos. También aprendí que ya dejamos atrás la etapa en la que la Justicia no avanzaba por temor, hoy en día somos todos iguales ante la ley. El 22 de Febrero todo va a seguir igual.  

 

 

*Micaela Der es Licenciada en Gobierno y Relaciones Internacionales. @Micader

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica