Morir de hambre

6 Feb 2018

“Combatir el hambre es lo más fácil que hay, porque el hambre es un síntoma. Usted pone una olla popular y lo trata. Combatir la desnutrición es otro cuento porque es una enfermedad individual y social, su tratamiento puede llevar 20 a 25 años” Abel Albino

 

¿Queremos vencer la pobreza estructural de una buena vez? La fórmula no es inmediata pero sí es efectiva: reducir la desnutrición en un uno por ciento baja la pobreza en un cuatro por ciento. En cambio, reducir la pobreza en un 1% sólo logra reducir la desnutrición en 0,25%.

 

Él era Néstor. Tenía 7 años. Murió de hambre

 

Según datos de la FAO, nuestro país produce alimentos para 400 millones de habitantes y cuenta con 40 millones. Por día se tiran en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires entre 200 y 250 toneladas de alimentos, que representan unas 550.000 raciones de comida, y en el AMBA esa cifra asciende a 670 toneladas, lo que podría traducirse en nada menos que 1.675.000 platos de comida. Al cabo de un año, se derrochan unos 16 millones de toneladas de alimentos que podrían alcanzar la hoy utópica meta del Hambre Cero. Al mismo tiempo, según la ONG CONIN, en nuestro país mueren cinco niños por día como consecuencia de la desnutrición.

 

“La guita que roban, falta en otro lado, a alguien se lo sacan” repetía Jorge Lanata los domingos a la noche. Y cuánta razón hay en esa frase. Nuestro país mantuvo sus niveles de pobreza casi en los mismos números durante 2 décadas. En 2001 y en 2018 el índice ronda el 30%. El 3,8% de los chicos sufre de desnutrición (este índice solamente cuenta a aquellos que mueren por esta enfermedad), y el 1,2% sufre emaciación (delgadez extrema). Finalmente, en el 21,4% de los hogares viven niños con problemas de hambre.

 

Según la CEPAL “la desnutrición en la niñez menor de cinco años incrementa el riesgo de muerte, inhibe el desarrollo cognitivo y afecta al estado de salud de por vida”.

 

El Dr. Abel Albino afirma que en nuestro país “tenemos que combatir la pobreza no al pobre, que es el que la sufre. Nadie en el desempleo o en el subempleo come mejor. Nadie vive bien en esa circunstancia. Sufren mucho los chicos en el ambiente en el que se crían, sin música, sin colores, sin alegría, con figuras maternas o paternas desdibujadas. Hay poco vocabulario. En pobreza extrema su mamá maneja 180 palabras, él manejará 40, entonces tiene mucha repitencia y deserción. Muchos niños mueren en la pobreza, pero muchos más quedan dañados de por vida. “Los niños no mueren de desnutrición, sino que lo hacen por enfermedades que provoca esta. Como canceló su programa de bomba de sodio se deshidrata fácil y muere de deshidratación; y como cancela su programa de defensas se infecta con facilidad. Por eso, los chicos que no están bien alimentados, mueren de neumonía, meningitis y tuberculosis. Pero el telón de fondo es la desnutrición".

 

En Chile lograron revertir de manera milagrosa el aumento de la desnutrición. El doctor Fernando Mönckeberg fue el responsable del milagro, porque ese hombre fue quien descubrió el secreto que le permitió a su patria progresar. Mönckeberg afirmaba que la redistribución de la riqueza es una falacia, porque vos distribuís esta riqueza entre esta gente sin educación y mañana siguen tan pobre como ayer. Y también desmontaba la idea de la necesidad de desarrollo "porque ningún desarrollo es posible cuando existen ejércitos de niños débiles mentales por desnutrición. Lo que debemos hacer es preservar el cerebro y luego educarlo". Así logró implementar el Plan Conin, que incrementó la expectativa de vida de 38 a 81 años.

 

Existen 4.100 villas en Argentina y el 48% de los niños son pobres, cifra a la que se le agregan 18 mil niños cada 30 días. 45,8% de los niños y niñas entre 0 y 14 años son pobres, se trata de 6.049.210 de los cuales aproximadamente la mitad de ellos -3 millones de niños- sufren de malnutrición en nuestro país.

 

6 millones de chicos no comen por día. Cada 10 horas uno de ellos muere. El 50% de los chicos vive en condiciones de pobreza. Alguien que me diga por favor dónde está la década ganada.

 

*Carla Nicole Alegre Magliocco es Licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad Católica Argentina. Analista de Presupuesto en Unidad de Ministro, del Ministerio de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires. Cursando la Maestría en Economía y Derecho de la Universidad de Buenos Aires. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/10
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica