Si la construye, ellos vendrán

28 Jan 2018

En una célebre película llamada Campo de Sueños, el protagonista, un granjero, escucha una voz que le dice "si lo construyes, el vendrá" y también se le presenta un espejismo: el de un parque de béisbol a la distancia. Entonces él construye el terreno de juego que él había observado. La obra le ocasiona la ruina económica. Sin embargo, finalmente aparece un viejo jugador profesional de béisbol que organiza un torneo y cientos de personas llegan a ver el juego. 

 

El protagonista de esta película no salió a buscar a los espectadores para que vayan a ver béisbol a su estadio. Los espectadores van, justamente, porque había un estadio. 

 

El mismo paralelismo puede hacerse con Argentina y el Presidente Mauricio Macri. 

 

El Presidente y su equipo están continuamente pidiendo a las empresas que vengan a invertir a la Argentina. Recorren países comentando lo fértil y pujante que es nuestro país, y cuantas oportunidades de inversión hay. Sin embargo, cuando los inversores llegan, el estadio, por volver al ejemplo anterior, no está construido. Entonces no hay nada para hacer allí. 

 

La Administración Macri ha implementado medidas y ha realizado cambios que nos han permitido avanzar en ciertos aspectos. En términos de transparencia, se ha avanzado. Además, hemos salido del default, pagando las deudas con los holdouts; sumado al levantamiento del cepo cambiario. 

 

Sin embargo, Argentina sigue teniendo los mismos vicios que viene teniendo desde hace décadas y son los que nos llevaron a la decadencia actual. 

 

Las leyes laborales fascistas son las mismas. La presión impositiva ha ido en aumento y ahora, además, se le ha agregado la renta financiera. El tamaño del Estado ha crecido exponencialmente en los últimos 12 años del régimen kirchnerista; y bajo la Administración Macri creció un 30%. Sumado a esto, el 70% de la población vive del Estado, ya sea cobrando planes sociales, pensiones o jubilaciones. Además, las instituciones presentan un nivel de descreimiento enorme, con una justicia lenta y ventajera. Agreguemos a ese combo, empresarios que no quieren competir con el mundo y no hay nada más que hablar. 

 

Mauricio Macri no necesita salir a buscar las inversiones. Argentina tiene los recursos naturales y humanos para poder progresar. Macri tiene que oir esa voz que oyó el protagonista de Campo de Sueños. "Si lo construyes, el vendrá". 

 

Argentina está en ruinas. Es el deber de Mauricio Macri y de su gabinete, si es que quieren pasar a la historia como uno de los mejores gobiernos que haya tenido este país, construir la Argentina para que vengan esas inversiones. 

 

No obstante para ello, es necesario dejar de lado la corrección política y la necesidad de complacer a sectores que jamás votarán por este gobierno; abandonar las políticas populistas económicas, como jugar con el precio del dólar, emitir moneda o deuda; y concentrarse en realizar las reformas profundas que Argentina necesita para volver a ser el país que alguna vez supo ser. Ese país donde todos los ciudadanos decentes del mundo deseaban venir y que veían como una tierra para progresar. 

 

Se necesita volver a construir la cultura del trabajo, empezando por la educación. Argentina necesita más libertad para producir. Una verdadera baja de impuestos liberaría fuerzas que están oprimidas bajo el peso enorme del Estado argentino que son inimaginables. Pero para eso es necesario emprender la tarea de reconstruir el Estado, y reducirlo, para que se involucre sólo en las áreas necesarias y eliminar las trabas que este genera con las áreas obsoletas. Hay que reconstruir las instituciones republicanas, hacerlas más transparentes e independientes para terminar con la corrupción política, empresaria y sindical. 

 

Construya esa Argentina, Señor Presidente, y las inversiones vendrán. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica