Crónica de uno de los días más calientes de la gestión Macri

15 Dec 2017

Crónica, detalles y pormenores de una lamentable jornada que terminó sin la aprobación de la reforma previsional. Cruces en Diputados, la bronca de Macri, el protagonismo de Carrió y la amenaza de la CGT. 

 

 

 

La sesión estaba prevista para la semana que viene, pero ante el clima imperante se decidió apurar la sesión para que se trate este jueves. Después del caótico miércoles que vivió el centro porteño, donde Gendarmería tuvo que impedir que se instalarán manifestantes en el Congreso Nacional; el oficialismo trabajaba a contrarreloj para conseguir los votos y el quórum. 

 

Ante un operativo de seguridad impresionante, con más de 200 efectivos de seguridad y organizaciones sociales rodeando el Congreso; con la amenaza de paro general para el día viernes si se aprobaba, finalmente, la ley que ya había tenido media sanción por consenso en el Senado; en el oficialismo se mantenian optimistas. 

 

Pasado el mediodía empezaron los disturbios e incidentes entre las organizaciones piqueteras y sindicales con las fuerzas de seguridad; ante el intento de estas organizaciones de querer ingresar al Congreso. 

 

Desde ese momento, la oposición comenzó a pedir el levantamiento de la sesión, dado que, según ellos no podia sesionarse con la situación que sucedía fuera del Congreso. Luego,  afuera del Congreso, hubo un enfrentamiento entre diputados del Frente para la Victoria y las fuerzas de seguridad. Según pudo saberse, diputados del FPV y la izquierda pidieron a las fuerzas de seguridad que retrocedieran y luego quisieron ingresar al Congreso con algunos manifestantes, acto que produjo el cruce. Esto fue la chispa que terminó de encender el fuego. 

 

Pasadas las 14:30, con muchos diputados dentro del recinto; en un clima de tensión, gritos e insultos, el oficialismo consiguió el quórum. La pantalla llegó a marcar los 129 diputados. 

 

Un grupo de periodistas parlamentarios, ajenos a República Económica, reconstruyó el momento en el que se logró el quórum. 

 

Los 129 que dieron el quórum, según informó la Secretaría Parlamentaria, son: 105 diputados de Cambiemos; el salteño Alfredo Olmedo; Martín LousteauCarla Carrizo y Teresita Villavicencio; Hugo Infante, Graciela Navarro y Mirta Pastoriza, de Santiago del Estero; el sanjuanino Walberto Allende y dos de sus coprovincianos; Elda Pertile y Juan Mosqueda, de Chaco; Alejandra Vigo, Martín Llaryora, Juan Brugge y Paulo Cassinerio, de Córdoba; Jorge Franco, Flavia Morales, Ricardo Wellbach y Daniel Di Stefano, de Misiones; Pablo Yedlin, de Tucuman; Silvana Ginocchio y Gustavo Saadi, de Catamarca: y Alberto Roberti, del Bloque Justicialista. 

 

Con esa lista,  el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, declaró inaugurada la sesión. Terminó de anunciarlo y el tablero volvió a 128. Fueron cinco segundos de quorum, suficientes, según el reglamento, para sesionar hasta el momento de la votación. Dos minutos más tarde, el número se elevó a 130, pero no había retorno. 

 

Allí empezaron los incidentes dentro del Congreso. Varios legisladores de la oposición se acercaron a increpar a Monzó y reclamarle que levantara la sesión por la violencia que se estaba viviendo en las calles. Tal fue el clima que Moreau y Monzó estuvieron a punto de empezar a las trompadas.

 

En ese clima, con incidentes adentro y afuera del Congreso, Nicolás Massot pidió la palabra: "Usen el micrófono para hablar, sean civilizados. Nosotros ya conseguimos el quórum", ante el aplauso de su bancada. Mario Negri, intentó comenzar a sesionar. Pero la diputada Donda, que arribó con muletas al recinto, comenzó a denunciar había sentado a diputados que aún no habían jurado en el cargo, algo que las imágenes luego desmintieron. "Hay quórum. No hay vergüenza", twitteo la diputada mientras en el recinto reclamaba que no había quórum para sesionar. 

 

Sin embargo, la sesión ya estaba perdida. Pasadas las 15 hs, la diputada Carrió pidió la palabra y afirmó que el interbloque de Cambiemos pedía el levantamiento de la sesión. 

 

Afuera, seguía la batalla campal, en la que Gendarmería se enfrentó duramente a los manifestastes de agrupaciones piqueteras. 

 

La parte parlamentaria del día había terminado. La bronca del oficialismo era notable, sobretodo con los gobernadores, ya que esta ley era parte del pacto fiscal. Macri estaba furioso y convocó a sus ministros a Casa Rosada de manera urgente. Allí evaluaron como seguir adelante. 

 

Se supo, horas más tarde, que el Gobierno tenía firmado ya un DNU que sancionaba la reforma previsional. Apenas trascendieron los rumores del DNU, Elisa Carrió, salió a repudiar la medida a través de su cuenta de twitter, al juzgarla como una "violación grave" de la Constitución. A ella se le sumó la cúpula de la CGT, que anunció que de aprobarse por decreto, arrancaría este viernes un paro general. La posibilidad del DNU, quedó, al menos por ahora, en espera. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica