Trumpa diplomática

6 Dec 2017

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este miércoles su reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y ordenó trasladar allí la embajada estadounidense, que ahora está en Tel Aviv.

Estados Unidos se convertirá así en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, donde ninguna nación tiene su embajada debido a que, tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus legaciones de la Ciudad Santa.

 

En su discurso, Trump ordenó que se comience el proceso para trasladar a Jerusalén la embajada estadounidense en Israel. No obstante, indicó que hará todo en su poder “para que se llegue a la solución de los ‘dos estados’”.  Según han explicado las fuentes de la Casa Blanca, Trump "reconoce que las fronteras específicas de la soberanía israelí en Jerusalén estarán sujetas a negociaciones de estatus final" con los palestinos, y seguirá apoyando el "status quo en el Monte del Templo" o Explanada de las Mezquitas, situado en la parte palestina de la ciudad.

 

Es que si bien Jerusalén es considerada como su capital por Israel, los palestinos quieren que esa ciudad sea capital de su futuro Estado. La soberanía de la parte este de la ciudad por parte de Israel no está reconocida por la comunidad internacional.

 

Sin embargo, admiten desde la Casa Blanca, que este es un proceso que va a tomar 3 o 4 años, dado la complejidad que implica la construcción de una embajada estadounidense debido a las cuestiones de seguridad y estructura necesaria para albergar a las más de mil personas que trabajan en la Embajada radicada en Tel Aviv. De hecho, una ley estadounidense de 1995 insta a Washington a trasladar su embajada a Jerusalén, pero esa medida nunca ha llegado a aplicarse.

 

Se afirma que Trump habría llamado al presidente de Palestina, Mahmud Abbás para comunicarle su decisión. Abbás le advirtió de las "peligrosas consecuencias de una decisión así sobre el proceso de paz, la seguridad y la estabilidad en la región y en el mundo". También habría hablado con el Rey Salman de Arabia Saudita, quien le dijo al presidente que “cualquier anuncio de Estados Unidos con respecto a la situación de Jerusalén va a perjudicar las conversaciones de paz e incrementará la tensión en el área”.

 

Por parte de la Unión Europea, Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, afirmó que “cualquier acción que socave” los esfuerzos de paz para crear dos estados separados para los israelíes y los palestinos “debe ser absolutamente evitada”. En la misma línea, el Secretario General de ONU, Antonio Guterres, a través de su vocero, indicó que él “ha advertido en contra de cualquier acción unilateral que tenga el potencial de socavar la solución de los ‘dos estados’”.

 

Al mismo tiempo, cientos de personas se volcaron a las calles de Palestina en protesta por esta decisión, donde prendieron fuego fotos del Presidente Trump. El Papa Francisco, a su vez, pidió por la paz y solicitó a Estados Unidos mantener el “status quo”.

 

Mientras tanto, el presidente de Turquía, Erdogan, convocó de forma urgente, para el próximo miércoles 13 de diciembre en Estambul, una cumbre de la Organización para la Cooperación Islámica, que abarca a 57 países.

 

"Jerusalén es nuestro honor, nuestra causa común. Jerusalén es nuestra línea roja", advierten. Es que en Jerusalén los musulmanes custodian la Mezquita Al Aqsa y la Cúpula de la Roca.

 

El líder de la organización terrorista Hamas fue fulminante: "Trump abrió las puertas del infierno".

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/10
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica