"Tiene que haber más diputados que tengan la conciencia de que representan al contribuyente"

5 Dec 2017

Este martes juran los nuevos diputados que resultaron electos tras los comicios de este año. Posterior a la jura, el día de Diciembre asumirán sus bancas en un contexto donde el Ejecutivo necesita tratar muchos proyectos importantes.

 

 

 

Sin embargo, mientras algunos arrancan o renuevan su mandato, otros dejan su banca. Este es el caso de José Luis Patiño, integrante del bloque Cambiemos por parte del Partido de la ahora Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, Unión Por La Libertad.

 

El Diputado Patiño estudió diseño gráfico y publicitario en la Escuela Panamericana de Arte y Diseño. En 1998 fue co-fundador de Bureaudeprensa.com, una agencia virtual de noticias corporativas. A partir de ahí participó en varios proyectos de base tecnológica. Es becario de la Fundación Friedrich Naumann y en ese ámbito realizó el Programa Strategic Political Communication (International Academy for Leadership, Gummersbach, Alemania). También cuenta con una Especialización en Parlamento Abierto y otra en Gobierno Electrónico (Instituto de Estudios Avanzados para las Américas - OEA). Además es uno de los co-fundadores de la Red Ser Fiscal.

 

Patiño asumió como Diputado Nacional el 1 de marzo de 2016, en reemplazo de Sergio Bergman. En estos dos años tuvo el 100% de presentismo. No realizó ningún viaje al exterior pagado  por la Cámara, y contó solo con cuatro colaboradores en el despacho.

 

  • ¿Qué pensó cuando le dijeron que iba a tener que asumir?

Por mi activismo cívico y por mi relación con Patricia Bullrich yo estaba muy empapado con la cuestión parlamentaria. Además de colaborar con Patricia cuando ella estaba en el Congreso, yo trabajé mucho tiempo en cuestiones de transparencia con un sitio web que se llama “dipudatos”, donde lo que hacíamos era extraer información pública y mostrarla de manera más amigable. Ahora estamos lanzando otra versión que se llama “De que se trata” para que se muestre lo que pasa en las comisiones; porque vemos que cuando la sociedad empieza a hablar de un tema acá en el Congreso ya se votó. De hecho, uno de los proyectos que yo elaboré tenía que ver con mostrar lo que pasa en las comisiones y que la ciudadanía tuviera algún mecanismo para expresarse a través de internet porque si no el diputado y la ciudadanía quedan a merced de los lobbies. La idea era crear un lobby ciudadano, que no tiene los recursos para acercar al Congreso y hacer activismo full time.  Además propuse la “agenda abierta”, que tiene que ver con que la gente sepa con quien nos reunimos los diputados y porqué motivo.  Lo que quise hacer al asumir fue seguir trabajando esas cuestiones de transparencia pero desde adentro. Constituimos un grupo con legisladores de varios partidos y empezamos a trabajar en estas cuestiones. La Ley de Acceso a la Información Pública nos facilitó mucho las cosas.

 

 

  • ¿Hubo avances, más allá de la ley?

Emilio Monzó al ver el trabajo que estábamos haciendo, se adelanta y toma muchas de las cosas que estábamos haciendo. Creó un programa de modernización parlamentaria que toma todas nuestras ideas. Muestran las declaraciones juradas, los subsidios que damos los diputados, la información relacionada con el personal.

 

  • Duran Barba lo define como un partido de izquierda, pero después hay conservadores más ligados a la derecha y están los radicales... ¿Cómo fue ser liberal dentro de Cambiemos?

 Cambiemos es un movimiento o una expresión de valores. Lo que se confrontó en 2015 es una confrontación de valores. Unos que tenían que ver con el populismo y otros que son más democráticos, más republicanos pero no necesariamente más liberales en lo que respecta al libre mercado. Cambiemos no se define como liberal, ni siquiera el Presidente, aunque yo veo que él mismo tiene conceptos que son propios del liberalismo más allá de que después se pueda discutir si después eso se traslada a las políticas públicas o no. Pero una cosa son esos conceptos que son su norte y otra cosa es lo aplicable. Si es "sí se puede" o si "más o menos" se puede. Yo represento a un partido que se llama Unión Por La Libertad, que está en la Internacional Liberal y forma parte de la Red por La Libertad y sin embargo no somos todos liberales. Ninguno de nosotros es populista. Ahí está la diferencia.

 

  • A pesar de que Unión por La Libertad está en la Internacional Liberal, en Argentina no existe un partido liberal. ¿Cree que eso en algún momento va a ser posible? Porque es algo que se plantea…

En estas circunstancias, deberíamos empezar a definir que es "ser liberal". Actualmente, muchas personas que se definen liberales en lo que respecta al libre mercado no son liberales en otros sentidos. Habría que empezar por ahí. La actualización del manifiesto liberal de la Internacional Liberal tiene que ver con los derechos civiles, de algunas minorías. Aclarando lo que siempre digo, que es que el liberalismo concibe a los derechos como individuales, no como colectivos. Esa es la única diferencia que yo hago con respecto a la cuestión de género o de elección sexual. Que yo no esté de acuerdo con el feminismo de izquierda no quiere decir que no esté de acuerdo con salir a defender los derechos de las mujeres en cuanto a ser humano individual. Igual que con los homosexuales. Cada persona puede acostarse con quien quiera y hacer su vida. Eso me diferencia de algunos sectores que en Argentina se autodenominan liberales y están en contra de esas libertades. Solo estamos de acuerdo cuando hablamos de libre mercado.

 

 

  •  Ósea liberalismo económico y conservadurismo en lo político...

Y está bien, es una opción. Yo no me encuadro en eso. Y termino siendo una minoría. Yo soy becario de la Fundación Friedrich Naumann, que está vinculada al partido liberal alemán y hoy esa fundación apoya a todos esos grupos. Sin embargo uno ve los programas del FDP y son programas políticos muy enfocados en los derechos civiles y las libertades individuales. Yo me identifico mucho con eso. Con la Internacional Liberal, que está emparentada con el liberalismo europeo. No como en Estados Unidos que ser liberal es ser de izquierda. Unión por La Libertad tiene la característica, por ejemplo, de ser un partido independiente que nació después de las crisis del 2001, con los desencantados de la política que vieron en Patricia Bullrich una dirigente que respetaba los valores que ellos pensaban en ese momento, que se enfrentó a los sindicatos... Eso generó una comunidad. El partido se fue alimentando de otras oleadas independientes. Al poco tiempo se produjo el caso de Blmberg, y ella siempre estuvo muy preocupada por la propiedad y de la vida. Luego vino el tema de las AFJP que significó una confiscación. Después en el conflicto del campo y los cacerolazos del 2012. Es un partido ciudadano e independiente. Algunos tratamos de que fuese un partido de orientación liberal y contamos con el apoyo de la Fundación Nauman, pero no es lo que uno identifica como un partido liberal puro. También recordá que con Recrear fuimos juntos. Se llamaba Unión para Recrear Buenos Aires y la formula era López Murphy presidente y Patricia Bullrich Jefe de Gobierno.

 

  • Acá tendemos más al republicanismo de Estados unidos, aunque algunos otros al libertarianismo.

 A mí el libertarianismo me atrae mucho. Sin embargo, veo que sobretodo los randianos, son un anarco-capitalismo que se define únicamente por la cuestión de no pagar impuestos o cero Estado. Y Ayn Rand tiene una filosofía que va más allá de esto. Hay un individualismo ético que ella refleja muy bien. Mises también me gusta mucho. Acción Humana tiene una primera parte que tiene que ver con la economía, pero la segunda parte de Mises es un tratado de política y es donde más se aborda el liberalismo pero desde una óptica muy filosófica. Eso trato de representar acá en el Congreso, teniendo en cuenta que es un lugar donde las cosas tienen que salir por consenso. El consenso no es enemigo de la libertad. Es la única forma de no terminar siendo rehenes de las mayorías, que es lo peor que puede pasar en términos de libertad. No queda otra más que llegar a consensos.

 

  • Pero ¿podría existir un partido liberal puro?

 Yo me afiliaría a un partido liberal en todo sentido. En los derechos civiles, por ejemplo, no solo en el libre mercado. Otros, solamente apoyarían cuestiones liberales en lo económico. Y hay gente como Lilita Carrió que es muy liberal en cuestiones de derechos civiles pero tiene limitaciones en cuestiones de libre mercado.

 

 

  • Claro, no hay un liberalismo unificado...

Tenemos que aprender a ser tolerantes. Paradójicamente los liberales somos poco tolerantes. Yo propondría ponernos de acuerdo en un par de principios: Libertad, propiedad, legalidad... En la Generación del 37 no pensaban todos igual. Había liberales pero también socialistas y hasta católicos; y no tuvieron ningún reparo y lograron que exista la Nación Argentina. Querían un país moderno e innovador. Si nos podemos poner de acuerdo en 3 o 4 cosas podríamos armar un movimiento.

 

  • Eliminar, en definitiva, lo que yo llamo el "liberalómetro". Siempre, por algún lado, se encuentra un motivo para afirmar que alguien no es liberal.

Más allá de eso, no creo que estén dadas las condiciones para un partido liberal pero si para una confederación de partidos liberales. Un amigo mío, Marcos Hilding Ohlsson, que me parece una de las personas más valiosas que tiene el liberalismo en Argentina; sobre todo porque el mismo reconoce que tiene ciertos valores conservadores, pero no son recalcitrantes. Él sabe lo que quiere para su vida pero no se lo quiere imponer a otros. Marcos tiene un partido que se llama ConVocación Por San Isidro, que es un partido vecinalista, y cuando hablamos de esta cuestión y yo le pregunto “¿Vos disolverías ConVocación para armar un partido liberal?” Y la respuesta siempre es "no" porque ellos tienen su identidad... Además no se identifican como un partido liberal pero sí creo que podría formar parte de una confederación de partidos liberales.

 

  • Hablaba hace un momento de los consensos en el Congreso ¿Cuál es el limite a la hora de llegar a esos consensos?

 El límite son los principios. Acá se votan muchas cosas que son hasta ridículas de votar. Yo traté siempre de no votar esos dictámenes, pero después pasan a la cámara igual. Allí los principios que yo trate de aplicar tenían que ver con evaluar si implicaba una partida presupuestaria, o un feriado. De hecho fui el único que voto en contra de la vuelta de los feriados puente. 

 

  • Justamente hace poco se dio el caso de la paridad de género pero no estaba incorporado en el temario. Usted votó en contra de que se tratara sobre tablas pero después voto a favor del proyecto...

 Lo que pasó ese día tuvo que ver con un grupo de diputadas, que evidentemente ya venían conversando para que esto se tratara. Entonces Donda propone el apartamiento del reglamento para votar la media sanción que ya había dado el Senado. Se necesitaban los dos tercios de la cámara para permitir que se vote. Yo vote en contra porque no me parecía correcto que se votara sin debatir antes. Pese a que se había debatido en el Senado, yo no había participado de esos debates. Cuando gana la opción de que se votara finalmente, vote a favor. Lo hice porque tengo una posición intermedia. Yo hago la pregunta al revés: "¿En que influye que haya paridad?". Y al plantearlo así muchas veces me encuentro con respuestas que hacen que finalmente vote porque son los valores a los que yo me opongo. Si bien no estoy a favor de la paridad porque considero que las mujeres no necesitan un cupo, aunque ya existe uno, más o menos la composición de la población es así. La verdad es que a mí no me molesta, puede haber hombres a los que si les moleste, pero ese es otro tema. Yo quería debatirlo porque lo que yo quería plantear es que la reforma tenía que incluir una garantía de elecciones internas dentro de los partidos políticos. Las PASO hoy no se respetan y las listas que se votan ya fueron hechas a dedo. 

 

  •  ¿Cómo es esto en Unión por la Libertad, su partido? 

En Unión por la Libertad tenemos un sistema de partido chico. Una mesa de consenso. Las listas se arman por consenso. En el que caso de que no se llegue al consenso, se hace la interna. Hasta ahora sucedió pocas veces. Sin embargo el crecimiento que está teniendo Unión Por La Libertad puede hacer que ese sistema se resquebraje. Pero de alguna manera hay que garantizar esa democracia interna. Quiero presentar una reforma a la Ley de Partidos Políticos para que se incluya un mecanismo que garantice la democracia interna, antes de que termine mi mandato.

 

  •  Mucha gente temía que forzar Paridad de Género haga caer la idoneidad...

 Lo que hay que entender que estamos hablando de Paridad para el cargo legislativo. Jamás votaría a favor de un proyecto de Paridad para la función ejecutiva. La función ejecutiva es para la cual la Constitución exige idoneidad. A la función legislativa, uno llega con cierta autoridad moral y representación popular. Cualquiera tiene derecho a elegir y cualquiera tiene derecho a ser elegido. No hay idoneidad porque ser legislador no es un trabajo, por eso existe el concepto de "dieta" y el hecho de que no cobremos aguinaldo. Nosotros estamos 4 años y nos vamos. Durante ese tiempo, lo que hacemos es representar. Si hoy nos ponemos analizar la idoneidad, y con perdón de mis 256 colegas, la idoneidad no es el requisito fundamental. Sin embargo, deberíamos mejorar eso. No hay exigencia constitucional de idoneidad.

En mi caso, me han ofrecido trabajo en el ejecutivo y los rechacé, justamente, por no tener la idoneidad.

 

  •  Usted es miembro de la Comisión de Derechos Humanos y de Libertad de Expresión. Muchos de los proyectos que presentó tienen que ver con Venezuela. ¿Cómo ve la situación de ese país?

Hay una gran lucha que se está llevando a cabo en toda Latinoamérica para restituir valores republicanos. Es un anti Foro de San Pablo. Ahora creo que con Perú, con Chile si es que gana Piñera, Argentina misma con Macri, Latinoamérica se está dando vuelta y va en contra de sistemas que no son democráticos. En el margen de lo que puedo hacer como diputado, trate de tener una actividad que me permita expresar esas opiniones. En Venezuela es la desintegración del sistema republicano y democrático. Colaborar con la oposición venezolana era un deber de todo demócrata y republicano. Tratamos de utilizar la comisión de Derechos Humanos para expresar repudio ante los hechos que ocurrían.

 

  • ¿Victoria Donda les daba ese espacio como Presidente de la Comisión?

No, para nada. En la Comisión de Relaciones Exteriores, por otro lado, que ahora preside Cornelia Schmidt-Liermann y ahí sacamos algunas resoluciones. Además creamos una herramienta que se llama Grupos Parlamentarios de Amistad, que son grupos de legisladores que tratan de entablar relaciones con sus pares de otros países. Había de todos los países pero hace varios años que no se había creado el grupo de Venezuela. Propuse crearlo en primer lugar para fortalecer las relaciones con la Asamblea Nacional que tan golpeada estuvo en este tiempo.  

 

  • ¿Ve la salida de la situación en Venezuela desde la democracia o cree que la única salida es la intervención militar?

Eso es algo que me preocupa. Hace poco hable de eso con Almagro, de la OEA. Yo soy liberal, republicano y democrático. Quiero una salida democrática. No sé si sería una solución la intervención militar. Cada vez que hablo con un opositor venezolano le pido por la unidad. Es fundamental eso para una salida democrática. Lo peor que puede pasar es o un golpe de Estado o que surjan liderazgos anárquicos que no lleven a ningún lugar. En Venezuela hay que restituir la República. Con todo lo que eso implica. Con las instituciones funcionando.

 

  • También es Secretario de la Comisión de Ciencia y Tecnología. ¿Cómo fue trabajar en esa comisión? Con lo que sucedía en el Conicet y demás. 

Fue una labor muy a la defensiva. Estuvimos con un proceso de activismo y sindicalización de los becarios y de algunos científicos. Que, en realidad no eran los científicos los que se quejaban, sino los sindicatos que rodean a los científicos. Hubo que debatir mucho y comunicar mucho. Todos estamos de acuerdo en el desarrollo científico y tecnológico como herramienta fundamental. Nuestra diferencia está en cómo lo financiamos. El kirchnerismo quiere que haya mayor inversión estatal. Nuestra posición es que tiene que haber inversión estatal pero tiene que haber inversión privada. La OCDE recomienda tener el 2% del PBI en inversión en ciencia y tecnología. Argentina tiene el 0,6%. Alemania, por ejemplo, tiene el 3% pero el 75% de ese porcentaje viene de privados. Tenemos que generar las condiciones para que los privados inviertan.

 

  • Con respecto a los proyectos de reformas que se van a tratar en el Congreso, aunque quizás ya no forme parte de la Cámara, ¿Cómo ve el escenario?

Los proyectos de reformas tributaria, laboral y demás se van a aprobar. Se están trabajando en los consensos. Siempre hay que hacer consensos. Hay que entender que cuando el Ejecutivo manda un proyecto, manda una intención política de avanzar hacia un determinado lugar. Después aquí se debate y se modifica. Yo por ejemplo tengo un conocimiento técnico sobre el tema de las criptomonedas, y pienso colaborar en esa parte del proyecto de reforma tributaria. Yo comparto las críticas que se le hacen a esa parte de la ley. Yo veo al Bitcoin como una moneda, con lo cual no debería estar gravado. Hay soluciones intermedias que se están estudiando, de todas formas.

 

  • En cuanto a Patricia Bullrich, ¿cuál es el análisis que hace de la gestión que está realizando en el Ministerio de Seguridad?

Patricia está realizando una gestión como yo imaginaba que lo podía hacer. Una gestión con mucho trabajo y con ideas muy claras de hacia dónde quiere ir. Todas las cosas que le han pasado tienen que ver con el empuje que tiene. Ella hace y después pide permiso porque el tema que le tocó no resiste esa situación. También tiene enemigos en todos lados por su función. Ella esta enfrentándose con el narcotráfico, la corrupción policial y eso hace que se gane enemigos. Contra eso se está enfrentando. No sé si hay muchas personas que pudieran llevar la gestión del ministerio en esta etapa.

 

  • ¿Cree que Macri va a hacer un quiebre en la historia argentina? Y ¿qué piensa de María Eugenia Vidal?

Macri tiene la vocación y está muy bien parado como para hacerlo. Dependerán del resto de los políticos si colaboran en la visión política que tiene el Presidente. Habrá que ver si los políticos estamos a la altura de este Presidente.

Con respecto a María Eugenia Vidal, creo que ella es lo que necesita la Provincia de Buenos Aires. Los problemas que tiene la provincia se solucionan con una persona como María Eugenia.

 

  • ¿La ve como una posible Presidente?

Hoy, María Eugenia Vidal es lo que necesita la Provincia. Horacio Rodríguez Larreta es lo que necesita la Ciudad de Buenos Aires, más allá de las críticas que uno pueda hacerle con respecto a Uber o el gasto público en algunas áreas. Pero creo que cada uno está en el lugar donde debe estar.

 

  • Cuando termine el mandato, ¿Cuáles son sus planes?

Volver a la actividad privada. Aunque todavía existe la posibilidad de que vuelva a la Cámara dado que soy el próximo en la lista si alguno de mis compañeros de lista renuncia. Más allá de colaborar con la gestión en lo que pueda. Se necesitan más de diputados que representen, no tanto a quien recibe determinadas políticas públicas, sino a quienes financian esas políticas. Tiene que haber más diputados que tengan la conciencia de que representan al contribuyente.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica