En busca de una sociedad con libre pensamiento según Bertrand Russel

Bertrand Russell, matemático, lógico y filósofo británico, es uno entre tantos personajes que la historia del pensamiento nos permite releer para colocarlo en las discusiones contemporáneas. Dentro de lo académico es totalmente sabido que fue uno de los mayores representantes de los problemas y discusiones dentro de la historia de la filosofía contemporánea. En la mayoría de sus ensayos de corte social apelo al interés por el libre pensamiento, por la lucha en pretender rebatir las creencias injustificadas y sin bases firmes en la racionalidad. Para él, el individuo debería atender más a la consolidación de su criterio personal que a caer en el fanatismo de cualquier tipo. La creencia es la base de actitudes y acciones individuales y hasta colectivas.

 

De acuerdo con Russell, muchas de las ideas que del mundo se tienen y de las formas de proceder en cualquiera de sus ámbitos (moral, educación, ciencia, religión, política) se debe a las ideas que están como fundamento de tales concepciones, es decir, a ciertas creencias que sirven de sostén. Por ende, siguiendo la argumentación de Russell, podemos afirmar que es labor del filósofo analizar estas creencias y ver si en realidad tienen algún fundamento sólido, firme y estable. La relevancia de esta actividad intelectual tiene como justificación que muchas de las acciones que se han tenido que lamentar parten de fanatismos, de creencias irracionales, sin un soporte lógico. Y es el meditar sobre nuestras creencias o la de los demás lo que da sentido a la práctica del minucioso análisis. 


Toda esta ambición de hacer de la filosofía una reflexión rigurosa a la vez que un 
método para la vida práctica tiene sus bases en una personalidad que creía en el 
desarrollo de una sociedad sin menos prejuicios, con mayor amor a la verdad y al libre pensamiento y, claro está, a las acciones que de éste devienen. Este es el legado del pionero de la actividad en filosofía, así como de un gran humanista del cual sólo me he limitado a una pequeña nota.  

 

“El pensamiento es anárquico y fuera de la ley, indiferente a la autoridad, descuidado con la sabiduría leal del pasado. El pensamiento es grande, ligero y libre, la luz del mundo y la mayor gloria del hombre” Bertrand Russell.

 

 

*Franco Maximiliano Ruiz: Estudiante de abogacía. Miembro de Estudiantes por la Libertad - Tucumán. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica