Crisis en Zimbabwe: las fuerzas armadas  tomaron el poder

17 Nov 2017

Desde el martes las fuerzas armadas están al mando del poder en el país africano. Mantienen bajo arresto domiciliario al presidente. Aseguran que no es un golpe de Estado. Hay confusas
versiones sobre el paradero de la primera dama.
​​

 


El martes a la noche, el jefe del ejército, General Sibusiso Moyo, en una transmisión en vivo por televisión, aseguró que mantienen bajo arresto domiciliario al presidente Robert Mugabe, quien gobierna el país desde hace 37 años. Moyo asegura que “No se trata de una toma del gobierno por militares. Nuestro objetivo son criminales del entorno” del presidente, haciendo alusión principalmente a funcionarios del ejecutivo, con vínculos políticos cercanos a la primera dama. Esa misma noche, se incrementó el tránsito de vehículos y personal militar en la ciudad capital Harare, ubicándose principalmente en el edificio del Parlamento Nacional, en la sede de las oficinas del ejecutivo donde el jefe de estado realiza sus reuniones políticas, y en las delegaciones del partido oficialista, Zanu PF.

La crisis política se viene intensificando desde los últimos meses en Zimbabwe. Sin embargo, la destitución del vice presidente de la Nación, Emmerson Mnangagwa, la semana pasada, provocó que las fuerzas armadas realizarán una serie de advertencias asegurando que si no cesaba la purga en el gobierno, iban a intervenir. El segundo al mando del ejecutivo, fue destituido bajo acusaciones de traición y severas agresiones verbales, provenientes principalmente de la primera dama, Grace Mugabe. Desde Sudáfrica, donde se encuentra refugiado, Mnangagwa aseguro que: "Pronto controlaremos los resortes del poder en nuestro bello partido y país".

A raíz de la longevidad de Mugabe, quien cursa los 93 años, convirtiéndolo en el presidente más longevo del mundo; mucho se especulo sobre su estado de salud, y posible deceso. Debido a esto, la figura de la sucesión y el futuro político del país, se convirtió en un tema imperante en el gobierno. Hecho que involucra a la controvertida y protagonista del conflicto, la primera dama Grace Mugabe. Miembros de las Fuerzas Armadas, y opositores, aseguran que la destitución del vicepresidente, se debe a la primaria intención de colocar a Grace Mugabe como sucesora de su esposo al poder, tras su muerte. Figura dominante en el gobierno, la primera dama de 52 años, supo cosechar el descontento de opositores, por reiteradas agresiones verbales y físicas, y el enojo de la población por sus ostentosos gastos personales. Ella misma, meses atrás, aseguró en abiertas declaraciones, que el vicepresidente “era una serpiente venenosa”, y que debía ser golpeada en la cabeza. Si bien algunos miembros del gobierno aseguran que Grace Mugabe se encuentra junto al primer mandatario, algunas fuentes externas afirman que durante la madrugada del miércoles, huyó al vecino país de Namibia.

Atravesando una inestabilidad política apremiante, los ciudadanos de Harare, ante el miedo de un colapso económico, colapsaron los bancos y cajeros automáticos, procurando extraer su dinero. Por su parte, algunas sedes diplomáticas extranjeras, como las embajadas de Estados Unidos y Gran Bretaña, cerraron sus puertas preventivamente.

El general Sibusiso Moyo, asegura que la seguridad del presidente y sus familiares está garantizada, y que tan pronto como se cumpla su misión primaria (ir tras los “delincuentes” que rodeaban al presidente, acusados de despotismo y corrupción), esperan que la situación regrese a la normalidad.

Por su parte, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, a través de un comunicado oficial, aseguró que mantuvo una conversación telefónica con su par zimbabuense, afirmando que este se encuentra en buenas condiciones.

La jornada para los habitantes de Zimbabwe empezó rodeada de una tensa calma, en la que a pesar de una activa presencia militar que controla los accesos a la ciudad, la rutina se desempeña con normalidad.


 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica