Un lugar a donde el Estado ya no podrá entrar

13 Nov 2017

El Ministro de Finanzas, Luis Caputo y el titular de la Comisión Nacional de Valores, Marcos Ayerra, tienen lista una nueva versión del proyecto de ley de Mercado de Capitales, solo que con un cambio de nombre, que lo hace más vendible políticamente. Confían en que será aprobado antes de fin de año.

 

 

La Ley de Financiamiento Productivo, genera instrumentos para darle un mayor vigor al sistema financiero y bursátil, con un objetivo: ofrecer nuevos productos que faciliten el acceso al crédito e instrumentos que faciliten las inversiones de largo plazo. Desde el oficialismo están seguros de que no habrá demoras para que la ley se apruebe antes de fin de año. Incluso ya tiene el apoyo de bloques como el del Frente Renovador.

 

Entre los puntos del proyecto, se destacan la eliminación del artículo 20 de la anterior ley de mercado de capitales. Con este artículo, el anterior gobierno intervencionista de Cristina Kirchner, a través de Kicillof, daba potestad a la CNV para tener injerencia en cualquier empresa cotizante. El Estado interviniendo en el directorio de cualquier empresa que cotice en bolsa no es un gran incentivo para salir a cotizar. Junto con eso, crea un incentivo al financiamiento de las pequeñas y medianas empresas. Estas empresas podrán salir a descontar sus facturas electrónicas, imponiendo un plazo legal de pago. Así, las empresas estarán obligadas a cumplir con el pago en tiempos más lógicos y reducir la práctica del financiamiento a través de proveedores. Estos títulos emitidos se negociarán en el mercado de manera tal que las pymes puedan descontarlos para contar con efectivo.

 

Por otra parte, instaura el reglamento para los fondos cerrados de inversión, que incluye la eliminación de impuesto. Estos fondos son un instrumento muy importante para captar inversiones, sobre todo inmobiliarias pero también de infraestructura. El cambio impositivo viene de la mano del hecho de que el impacto tributario recaiga sobre los inversores en vez de hacerlo sobre el fondo. Planean que sea utilizado para programas de Participación Público Privada (PPP) destinados a obras de infraestructura.

 

Por último, el proyecto también contempla la creación de un nuevo instrumento, las letras hipotecarias. Estas letras podrán ser emitidas por bancos privadas, respaldadas por los préstamos hipotecarios que otorguen. Si bien apunta más a inversores institucionales más que a individuos, este instrumento permite a los bancos a tomar deuda a largo plazo para financiar la compra de viviendas, ejerciendo de intermediando entre quien pide el crédito hipotecario y quien está dispuesto a colocar recursos para invertir en estas.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica