Se autorizó la privatización de centrales eléctricas estatales

1 Nov 2017

Así lo informa el Ministerio de Energía y Minería, en el Decreto 882/2017 publicado hoy en el boletín oficial. Según el decreto, se quiere limitar la participación del Estado a las obras que no puedan ser asumidas adecuadamente por el sector privado “con el propósito de racionalizar y tornar más eficiente la gestión pública relacionada con actividades del sector de la energía”.

 

En ese marco se instruye al Ministerio de Energía y Minería, para que en su carácter de accionista mayoritario de ENARSA y EBISA, impulse la fusión por absorción de ambas sociedades, revistiendo ENARSA el carácter de sociedad absorbente, la que pasará a denominarse INTEGRACIÓN ENERGÉTICA ARGENTINA S.A.

 

Esta nueva sociedad, concentrará la ejecución de las obras públicas que en materia energética lleva adelante el Ministerio de Energía y Minería, ya que es necesario “una gestión ágil y eficiente”. Aun así, dicho Ministerio podrá encomendar a la mencionada sociedad la realización de las obras públicas a ejecutarse. Dicha sociedad tendrá a su cargo la comercialización de la energía eléctrica proveniente de los aprovechamientos binacionales e interconexiones internacionales en los que el Estado le hubiese asignado esa función a EBISA.

 

El decreto detalla entre las obras a ejecutar por ENARSA, las obras públicas correspondientes al proyecto “Ampliación del Sistema de Transporte y Distribución de Gas Natural” constituido por: OBRA N° 1 Gasoducto Regional Centro II - Esperanza/Rafaela/Sunchales (Distribuidora Litoral Gas S.A.); OBRA N° 2 Sistema Cordillerano/Patagónico (Distribuidora Camuzzi Gas del Sur S.A. - CGS); OBRA N° 3 Gasoducto Cordillerano (Transportadora de Gas del Sur S.A - TGS); y) OBRA N° 4 Gasoducto de la Costa (Distribuidora Camuzzi Gas Pampeana S.A. - CGP)

 

Tambien se afirma en este decreto que la generación térmica convencional vinculada al Sistema Argentino de Interconexión (SADI), es una actividad desarrollada “mayoritariamente por agentes privados en un mercado diversificado y competitivo, regido por normas legales y reglamentarias que propenden a asegurar su normal funcionamiento sujeto al control de las autoridades competentes” por lo que la participación del Estado Nacional o ENARSA como titular u operador de centrales de este tipo “no resulta necesaria para asegurar el normal funcionamiento del sector”. El mismo concepto se toma en materia del transporte de energía eléctrica, ya que es mayoritariamente desarrollada por empresas privadas, por lo que “el involucramiento del Estado Nacional o ENARSA en carácter de accionistas de empresas dedicadas a dicha actividad no resulta necesario para garantizar la prestación del servicio”.

 

El Ministerio de Energía y Minería sostiene que el sistema eléctrico nacional requiere que se continúen adoptando las medidas que permitan asegurar el adecuado suministro eléctrico a toda la población del país, para lo cual resulta conveniente propiciar la participación de terceros capaces de asumir actividades de generación y transporte en los proyectos energéticos antes mencionados. Por esto, “resulta conveniente transferir ciertos emprendimientos energéticos en los que el Estado Nacional tiene participación, a empresas del sector privado que posean las capacidades técnicas y financieras suficientes” para que se garantice una eficiente finalización de obras así como su operación y mantenimiento. De esta forma el Estado podrá “asignar esos recursos a otros fines prioritarios”.

 

En el artículo 4 de dicho decreto, se detalla las obras serán continuadas por la nueva sociedad creada, Integración Energética Argentina S.A. Entre ellas se encuentran la Central Térmica Rio Turbio, el Gasoducto Regional Centro II, Gasoducto Sistema Cordillerano/Patagónico, Gasoducto Cordillerano, Gasoducto de la Costa; y finalmente la central hidroeléctrica del río Santa Cruz, que dejara de llamarse Kirchner-Cepernick para retomar a su nombre original, Condor Cliff y La Barrancosa. En lo que respecta a estas ultimas, se le otorga a Integración Energética Argentina S.A. la concesión para la generación de energía eléctrica correspondiente a dichas centrales hidroeléctricas.

 

Según en decreto, se deberá prever la posibilidad de la transferencia de dicha concesión al sector privado, mediante el desarrollo de un procedimiento público y competitivo. Asimismo, se instruye a que se proceda a la venta de los activos correspondientes a las Centrales Térmicas de Generación Eléctrica “Ensenada de Barragán” y “Brigadier Lopez”; los activos y los derechos correspondientes al proyecto Central Termoeléctrica Manuel Belgrano II; la participación accionaria de ENARSA en COMPAÑÍA INVERSORA DE TRANSMISIÓN ELÉCTRICA CITELEC SOCIEDAD ANÓNIMA; las participaciones accionarias de titularidad del Estado Nacional de Central Dique S.A; Central Térmica Güemes S.A; Central Puerto S.A; Centrales Térmicas Patagónicas S.A; TRANSPA; y Dioxitek S.A.  

 

Por último, detalla que, si bien los procedimientos de venta o cesión de estos activos serán llevados a cabo por organismos públicos, se autoriza a efectuar las contrataciones respectivas con organismos internacionales, personas jurídicas privadas o consultores, nacionales o extranjeros, de reconocido prestigio en la materia, para brindar asesoramiento en dichos procesos.

 

Todas estas acciones, afirma el Ministerio que dirige Juan José Aranguren, tiene como objetivo “promover la competitividad de los mercados de oferta y demanda y alentar la realización de inversiones para asegurar la eficiencia y continuidad de los respectivos servicios”, limitando el servicio del Estado a controlar el cumplimiento de los requisitos mínimos del servicio, a la preservación del medio ambiente y a la protección del consumidor.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/8
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica