OPINIÓN

Pasaron ya 28 años, el 9 de noviembre de 1989 cayo el muro de Berlín 
que dejo en descubierto la falacia socialista, una muralla de 155 
kilómetros que durante tres décadas fue el símbolo de la división en 
Alemania durante la guerra fria. 
 
Al termino de la Segunda Guerra Mundial, Berlín quedó dividida en cuatro 
sectores de ocupación: soviético, francés, inglés y estadounidense. Luego, 
en 1949 el área oriental que estaba en poder de los soviéticos quedó bajo la 
jurisdicción de la llamada República Democrática Alemana y las otras tres 
formaron una sola área gobernada por la República Federal Alemana. En 
los años siguientes, la zona occidental empezó a prosperar mientras que el 
lado soviético sufría problemas económicos. Esto, ocasionó que millones 
de berlineses que vivían bajo el régimen comunista migraran al Berlín 
occidental.  ​

Por esta razón la noche del 12 de agosto de 1961 las autoridades de la 
República Democrática Alemana decidieron levantar un muro. 
Con el paso de los años, el muro, que inicialmente fue construido con 
ladrillos, acabó por convertirse en una pared de hormigón de 4 metros de 
altura, con un interior formado por cables de acero. 
 
El muro cayo por diversos acontecimientos políticos y sociales que 
provocaron la euforia del pueblo alemán y de gran parte del mundo.   
Miles de personas se agruparon en los puntos de control para cruzar a 
Berlín occidental. La guardia fronteriza no tenía órdenes precisas de cómo 
actuar, dejó pasar a los primeros berlineses del este, quienes fueron 
recibidos al otro lado por una multitud de alemanes occidentales que 
habían llegado al lugar enterados de la noticia. 


La euforia se prolongó durante los siguientes días. El 10 noviembre miles 
de alemanes de ambas partes arremetieron contra el muro con picos y 
martillos. Empezaron a abrir las grietas de su caída definitiva. Las 
imágenes dieron la vuelta al mundo y alentaron revoluciones en países del 
eje socialista en Europa que luego se desvincularon de la influencia 
soviética. Casi un año después, el 3 de octubre de 1990, Alemania concretó 
su reunificación con la fusión de la República Democrática Alemana y 
República Federal Alemana en un solo Estado. 


“Lo que marca el fracaso del comunismo no es la caída del Muro de 
Berlín, en 1989, sino su construcción en 1961. Era la prueba de que el 
socialismo real había alcanzado un grado de descomposición tal que se 
veía obligado a encerrar a los que querían salir para impedirles

huir" - Jean Francois Revel. 

La inflación de enero dio 2,3% y despertó dudas entre los analistas

February 13, 2020

1/10
Please reload

La caída del muro de Berlín

ECONOMÍA

POLITICA

INTERNACIONALES

LIFESTYLE

Please reload