Nada sale más caro que lo que el Gobierno ofrece gratis

28 Aug 2018

Elegí esta frase que hace algún tiempo estuvo en boga y cuyo autor se desconoce para decirles algo que va a sonarles muy raro: la educación no es gratis.

 

 

Mucho se ha hablado estos meses sobre un supuesto recorte en las universidades, han salido varias personas en defensa de la educación pública y en contra de las medidas “neoliberales”.

 

Ahora bien, ¿qué es lo que pedimos cuando exigimos algo gratis? Básicamente que lo pague otro. ¿Está Argentina en condiciones de pagar educación no solo para ciudadanos permanentes sino también temporarios? Si se mantienen los números como van pareciera que no.

 

Decir que Finlandia o Alemania tienen educación gratuita no es un buen argumento ya que entonces podríamos decir: primero salvemos la economía, trabajamos como ellos lo hacen, en fin copiemos lo que hicieron para hacerse ricos y luego podremos tener los beneficios que ellos tienen ahora.

 

Una profesora de la UBA alega que no debería restringirse la educación a ciudadanos de otros países sino hacer convenios con esos países, pero seamos sinceros, muchos de estos estudiantes vienen acá no por la gratuidad porque vivir en Buenos Aires no es nada barato, sino por el fácil acceso a las universidades. Por tanto resulta un poco absurda esta propuesta.

 

En cuanto a la rentabilidad habría que ver qué tanto puede llegar a serlo tomando en cuenta la cantidad de recursos que se asigna para el Ciclo Básico Común y quienes logran aprobarlo, y de estos ver cuántos logran recibirse.

 

Hay quienes dicen que si no fuese por la educación pública no podrían estudiar, pero esto es una total y absoluta mentira que nos dicen para manipularnos y mantenernos pasivos, la verdadera razón por la cual no se puede pagar una privada es por la grosera carga impositiva que existe.

 

De no ser por todo lo que tenemos que aportar al fisco podríamos pagar la matrícula de una universidad privada, solicitar una beca, tendríamos más opciones interesantes que asistir a la pública porque no nos queda de otra y además asistamos o no la estamos pagando.

 

Y sobre este punto me detendré un poco más porque hay personas que de verdad piensan que el dinero cae del cielo. ¿Por qué Juan que trabaja desde los 14 años para ayudar a su familia y vive en una villa tiene que pagarle la licenciatura a Laura que vive en Recoleta y acaba de volver de su viaje Bariloche?

 

Otro punto fundamental es ver que tanto es educación y que tanto es adoctrinamiento, si bien hay buenos profesores, no podemos dejar de lado a los militantes que pasan horas hablando sobre su partido político, sobre su ideología y dando sus opiniones como si todo esto fuera parte de la materia. Porque te dicen que con educación gratuita imitan a países europeos pero están más cerca del decadente modelo cubano.

 

Cada vez que exigimos algo llamándolo derecho hay personas detrás financiando, no se trata de los ricos avariciosos precisamente sino de gente común y corriente teniendo que dejar de ahorrar o invertir en sus aspiraciones para tener que aportar al Estado que supuestamente se encarga de lo público, pero basta ver lo que tenemos para darnos cuenta de cómo somos estafados.

 

Solo existen tres derechos fundamentales: a la vida, la propiedad, y la libertad.

 

 

*Ela Araque es Coordinadora de Estudiantes por la Libertad Argentina. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/9
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica