El Papa llegó a Chile en medio de un fuerte operativo de seguridad

16 Jan 2018

El Sumo Pontífice arribó a las 19:55hs de este lunes. Se sucedieron múltiples ataques en cuatro parroquias. El operativo de seguridad incluye más de 18 mil carabineros. Indiferencia en un amplio sector de la sociedad chilena.

 

El Papa Francisco inicia este lunes su visita de cuatro días en Chile, en el marco de una gira que continuará por Perú. A las 19:55hs arribó al Aeropuerto de Santiago donde fue recibido por la presidente Michelle Bachelet, para luego dirigirse al edificio de la Nunciatura en la capital chilena, donde se hospedará durante la gira. Un fuerte operativo de seguridad se apostó desde el viernes en los alrededores del edificio, debido a sucesivas protestas contra la visita del Papa. 


Representantes del Ministerio de Seguridad chileno indicaron que nueve mil carabineros custodiaran directamente al Sumo Pontífice, en el marco de una gira que el mismo Vaticano calificó como una “visita difícil”. Aun así, diferentes ONGs vinculadas al catolicismo, tanto chilenas como argentinas, manifestaron su apoyo, y ya prestan colaboración ante las diferentes necesidades de los fieles durante los próximos cuatro días. 


La agenda oficial de eventos se iniciará formalmente este martes, en el Palacio de la Moneda, sede del gobierno chileno, donde será recibido por Michelle Bachelet. Luego se dirigirá a la Cárcel de Mujeres donde tendrá un encuentro de dialogo y oración con las reclusas. Y completará su agenda con una reunión con sacerdotes y obispos del clero chileno. Todo esto en el marco de diferentes recorridos por las calles de la capital chilena, donde extremaron las medidas de precaución y ya desde el fin de semana están valladas. 


El Parque O'Higgins, lugar donde se realizara la primer misa multitudinaria, esta cerrado al público desde el viernes, y los trabajadores se encuentran ultimando los detalles del altar de 81 metros de largo, 18 de profundidad y 2 metros de alto, desde el cual el Papa presidirá la celebración religiosa. En el lugar, se dispondrán 700 sacerdotes, 80 obispos, 500 miembros del coro y 75 músicos. Diecisiete entradas están dispuestas para la afluencia de los fieles. El gobierno prevé asistir a la población con infraestructura sanitaria y repartir 250 mil litros de agua, ante los casi 30°C que se esperan para la jornada del miércoles.


Sumados a los nueve mil efectivos afectados directamente a la seguridad del Papa, otros nueve mil continuaran con sus tareas habituales de seguridad en la capital chilena, y en las localidades donde se completara la visita papal. Además completarán el operativo de seguridad trece helicópteros, seis aviones y siete drones.

 

Tanto representantes del Vaticano como encargados del sistema de seguridad chilena, vieron de mucha importancia extremar las medidas de seguridad, en el marco de protestas y manifestaciones en contra de la visita del Sumo Pontífice. El 59% de la población chilena es católica y, según el informe “El Papa Francisco y la Religión en Chile y América Latina 1995-2017” realizado por la ONG Latinobarometro, el Papa posee la menor calificación, es decir índice de aprobación, con un 5,3 puntos, en una escala del 0 al 10. Siendo el promedio en la región de 6,8 puntos; y en Argentina de 6,6 puntos.


Ataques a iglesias, indiferencia y enojo 

 

A este índice de desaprobación de la visita del Papa Francisco, se le suma la problemática con los pueblos originarios, principalmente mapuches, y más aun la facción beligerante del RAM, que amenazó en reiteradas ocasiones con afectar la seguridad y hasta la vida del Papa. También se sucedieron desde el viernes en la madrugada diferentes ataques a edificios del catolicismo. El primero fue a la Parroquia de Santa Isabel de Hungría. El segundo a la Capilla Emannuel en Recoleta, ubicada a 10km al norte de Santiago. El tercero fue a la Capilla del Cristo Vencedor en Peñalolen, a 11km al este de la capital. Y el ultimo ocurrió ayer a la madrugada, en la Iglesia de San Agustín de la localidad de Melipilla a 70km de Santiago. En todos los ataques, el común denominador fue la operativa, donde se produjeron focos de incendio en el edificio, y pintadas contra la figura del Papa. En el último ataque dejaron escrito con aerosol negro la frase “La única iglesia que ilumina es la que arde”. Frase muy significativa del mensaje de los ataques. 


A ese clima de tensión, se le suma la indiferencia de muchos de los chilenos, el 40% que no practican la religión católica, y de muchos de los católicos que no son practicantes, o no emulan la imagen del Sumo Pontífice como representativa en su vida diaria. Ambos grupos tienen en común su detracciones, tal como, una de las mas resonantes: los casos de abusos a menores por parte de miembros de la Iglesia. En Chile, se estima que alrededor de 70 sacerdotes, diáconos, religiosos, e incluso una monja, han sido acusados de abuso sexual a menores, acorde a un informe de la ONG estadounidense, Bishop Accountability. Desde este argumento, muchos chilenos se preguntan por que financiar la visita de alguien que protege a abusadores. En este punto se conecta el siguiente eje de detracción a la visita papal, y son los 12 millones de dólares le costará al estado chileno la visita del Papa Francisco. Seis de los restantes, que completarán los 18 millones del presupuesto total de la gira papal en Chile, fueron aportados por la Iglesia a través de diferentes colectas.


Poca afluencia de argentinos


Desde el gobierno de Mendoza se extremaron los controles en las diferentes aduanas fronterizas de la provincia, para agilizar la gran afluencia de argentinos a Chile por la visita de Francisco. Sin embargo, el número fue mucho menor del esperado. El primer indicio, es que las demoras para realizar los trámites necesarios para cruzar al vecino país, no superaron los 20 minutos, según declaró Néstor Majul, Coordinador Argentino del Corredor Cordillerano. En el paso Pehuenche, ubicado en Malargüe al sur de la provincia, cruzaron 100 vehículos hacia Chile. El fin de semana cruzaron alrededor de 8.100 personas a Chile, y solo 12 colectivos con contingente exclusivo para ir a ver al Papa. Todo esto en el marco del recambio turístico de la segunda quincena de enero, y la gran afluencia de argentinos a Chile para aprovechar los menores precios en indumentaria y tecnología.

 

Desde aduana aseguran que el numero de personas que cruzaron a vecino país los últimos días, no difiere en gran cantidad al transito normal de vacaciones para la época, y además la agilización en el tiempo de demora se debe al mayor dispositivo de control aduanero que se dispuso para la gran afluencia de argentinos a Chile que finalmente no sucedió.
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

1/9
Please reload

Please reload

Please reload

IG-spo-rep.jpg

republicaeconomica.com © 2017 Republica Economica